Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe dice que la sociedad vasca está harta de violencia y de no poder decidir

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aseguró ayer que la sociedad vasca está "harta" y dijo que lo está tanto de la violencia como de quienes no le permiten "decidir por sí misma". Lo hizo durante un acto académico en la Universidad del País Vasco en el que se investía como doctor honoris causa al vicepresidente de Iberdrola, José Antonio Garrido, y en presencia también del rector, Pello Salaburu. Ibarretxe enumeró como causantes de ese hartazgo las amenazas de ETA, la kale borroka (lucha callejera), la violencia verbal y los GAL. "Estamos hartos de gente que cree que en el siglo XXI hay algo que se pueda reivindicar a tiros o amedrentando a los demás", dijo.A renglón seguido se refirió a quienes no reconocen a los vascos su "mayoría de edad" y le ponen límites o condiciones políticas, sean éstas legales o no, sean constitucionales o de independencia. A todos los metió en el mismo saco y rechazó cualquier condicionamiento que no venga decidido por los propios vascos.

"Ya está bien de amenazas, de insultos, de coacciones, de no reconocer la personalidad de una sociedad, de medias verdades, de mentiras, de intereses electorales, de falta de respeto a la sociedad y a las personas, y de hablar sólo en los periódicos", dijo, para añadir su crítica a la falta de tolerancia y de aceptación de las ideas. El lehendakari Ibarretxe señaló que las sociedades se deben rebelar contra lo injusto y añadió que las que no lo hacen están "enfermas". "Yo no aspiro a ser el lehendakari de una sociedad enferma", recalcó.

"Una excusa"

Ibarretxe afirmó que todavía se utiliza la existencia de la violencia como "una excusa" para no asumir un problema político "que debe abordarse con serenidad". El lehendakari confesó que tiene el sueño de que un día "no muy lejano", la sociedad vasca se encuentre normalizada y en paz y vea reconocida su identidad como pueblo en Europa.

En la línea de muchas de sus intervenciones públicas, llamó a "trabajar en positivo", dejando de "romper y criticar", porque a su juicio de otro modo no merecerá la pena el futuro. Precisamente fue "su visión de futuro en un país como Euskadi en el que a menudo nos dedicamos a desgastar el pasado" lo que Ibarretxe destacó de José Antonio Garrido, de quien dijo que ha demostrado que "con ilusión, tesón y trabajo en común se pueden vencer las dificultades y se pueden hacer realidad los sueños".

Garrido, santanderino de 59 años e ingeniero industrial, compagina la vicepresidencia de Iberdorla con la de Bilbao Metrópolis 30 y la de Gamesa y fue investido doctor honoris causa de la UPV por se "una de las pocas personas que reúnen el saber científico universitario, el conocimiento práctico empresarial, la tolerancia y la comprensión de lo que separa y une a la Universidad y a la empresa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1999