Radicales impiden con violencia un debate sobre nacionalismo

Lo que tenía que ser un debate sobre el nacionalismo se convirtió ayer en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Barcelona en una auténtica batalla campal. Un grupo formado por unos 300 estudiantes universitarios pertenecientes al Bloc d"Estudiants Independentistes (BEI) y Alternativa Estel logró impedir con violencia que el senador Aleix Vidal-Quadras y varios profesores universitarios pudieran intervenir en un debate sobre nacionalismo organizado por Profesores para la Democracia.

El senador ni siquiera pudo acceder al aula de la universidad donde debía celebrarse el debate. Los profesores Jon Juaristi, Iván Tubau y Francesc de Carreras, y el presidente de la Asociación Profesores para la Democracia, Francisco Caja, intentaron infructuosamente, a lo largo de una hora de altercados, dar la conferencia. Imposible.Los estudiantes independentistas gritaron, arrancaron de la pared los carteles anunciadores de la conferencia para colgar sus pancartas, apagaron la luz, lanzaron huevos, agua y pintura. La reacción de los profesores fue inmediata y empezaron a gritar. "Libertad", "no pasarán" y "vosaltres, feixistes, sou els terroristes" fueron algunas de las consignas que lanzaron contra los más de 300 estudiantes que consiguieron boicotear el acto. Era el colofón de lo que tenía que ser la última conferencia del ciclo El nacionalismo: síntoma social que organizaba la asociación Profesores para la Democracia.

Todo empezó hacia las siete de la tarde. Cuando aún no habían llegado ni los primeros asistentes a la conferencia, los estudiantes se colocaron ante la sala de la conferencia con pancartas en las que animaban al PP a "fotre el camp" y manifestaban: "Vuestra democracia es nuestra prisión".

Tras gritar "visca Terra Lliure", "independència" y "Catalunya lliure", algunos jóvenes entraron en la sala, apagaron la luz y empezaron a lanzar huevos.

Enfrentamientos físicos

Tras las consignas "poble armat, poble respectat", llegaron los enfrentamientos, que en un momento de tensión fueron físicos. Los estudiantes no sólo se cebaron en quienes intentaban dar la conferencia. También los periodistas fueron el blanco de estudiantes y les lanzaron pintura. A un periodista de El Periódico le agarraron y zarandearon.

Todo esto era previsible. El profesor Caja explicó que el pasado día 15 un grupo de estudiantes se dirigió al rector para informarle de la posibilidad de que hubiera incidentes durante las conferencias dados los carteles que habían aparecido en las paredes de la universidad, en los que se describía a Vidal-Quadras como enemigo del pueblo catalán. Pidieron que se tomaran medidas efectivas: "Han tenido suficiente tiempo para poder disuadir a estos estudiantes. Sin embargo, la propia universidad es cómplice de lo que ha pasado porque el BEI fue clave para la elección del actual rector. Estamos indefensos y totalmente desamparados". A las críticas de Caja se unió Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional, quien también responsabilizó al rectorado de los incidentes: "El responsable de que pasen estos lamentables actos no son los estudiantes, sino la autoridad académica, que es responsable de que la Universidad se haya convertido en un campo del fascismo catalán que impide la libertad de expresión". Iván Tubau comentó: "La Universidad también es cómplice de la barbarie por activa y por pasiva".

Al final, y ante los vítores de los estudiantes independentistas, no hubo conferencia. El público y los ponentes decidieron irse a casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de diciembre de 1999.