Una juez anula varias cláusulas del contrato tipo de Teleline con sus clientes

Una asociación las denunció por abusivas

Una sentencia conocida ayer obliga a Teleline -servidor de Internet de Telefónica- a anular dos cláusulas del contrato tipo que firma con sus clientes y a corregir notoriamente otras dos. La sentencia ampara en aspectos sustanciales una denuncia de la Asociación de Internautas (AI) que considera el citado contrato "un constante abuso" por parte de Telefónica.La titular del juzgado de Primera Instancia nº 46 de Madrid obliga a la compañía a suprimir la cláusula que permite a Telefónica cancelar el contrato ateniéndose a razones técnicas. La sentencia considera que estas supuestas razones son "una referencia inicial vaga e indeterminada que no justifica estas amplísimas facultades".

También anula la cláusula por la que Telefónica se arroga la facultad de ceder los datos personales de los clientes o información sobre sus búsquedas en Internet a otras empresas del grupo o compañías colaboradoras. La juez considera que esta cláusula vulnera el derecho a la intimidad del usuario.

La sentencia, además, impone a Telefónica la corrección de otras dos condiciones contractuales. Una de ellas obliga a los clientes a acudir a un juzgado de Madrid para dirimir cualquier contencioso sobre el contrato o el servicio. La otra permite a Telefónica no devolver la cuota de renovación del contrato, aunque el cliente comunique su voluntad de no continuar como abonado de Teleline.

Víctor Domingo, presidente de la AI, manifestó ayer a este diario su satisfacción por la sentencia. "Es un primer dictamen de un juez sobre un contrato que afecta a más de cien mil usuarios en España".

La sentencia no es firme y Telefónica tiene cinco días para apelarla. Ayer, fuentes de Telefónica comentaron a este diario que, respetando la decisión judicial, su empresa recurrirá.

Domingo advirtió sobre la singularidad de la sentencia y sobre que, si llegase a ser firme, todos los usuarios con problemas podrán basarse en ella para sus reclamaciones ante Telefónica. "Presentamos la denuncia en marzo porque nos parecía un contrato abusivo, y la primera maniobra de Telefónica consistió en negar que fuéramos una asociación representativa. Otro motivo de satisfacción es que, en la misma sentencia, la juez reconoce nuestro derecho a actuar como tal", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50