Jean Bordaxar pretende "abrir al mundo exterior" la música de Zuberoa

Pese a la proximidad geográfica y a los innegables lazos culturales existentes, lo cierto es que la música característica de la provincia vasco-francesa de Zuberoa no es del todo conocida es este lado de la muga. Romper con esa barrera es el principal propósito del cantante Jean Bordaxar, que acaba de editar su primer elepé, Adiskideer, con la discográfica donostiarra Elkarlanean. Con ocasión de su debú, Bordaxar ha preparado una colección de canciones inspirada fundamentalmente en el amor, la soledad y la tradición de su entorno. Esos temas presiden 12 composiciones grabadas, arregladas, producidas y mezcladas por Niko Etxart en Kilikas. Él lidió, en su estudio de Altzai, con un repertorio que también contiene la firma de Jean-Louis Davant, Itxaro Borda y la suya propia, ya que Maite zaitüt maitea es una pieza que Etxart compuso para su esposa.

Nacido en la localidad de Arrokiaga en 1959, Jean Bordaxar ha esperado 40 años para ver publicado su estreno discográfico, aunque en Zuberoa es un artista conocido gracias a su labor como compositor. Por otra parte, la de profesor de danzas suletinas es sólo una de las facetas pasadas de quien aboga por "abrir al mundo exterior" la producción musical de su región.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS