La Sociedad de Bioética apoya la actuación de los médicos de Gijón

El comité científico de la Sociedad Internacional de Bioética (SIBI), tras debatir ayer en Gijón el caso de la gestante de 34 años clínicamente muerta en el hospital de Cabueñes (Asturias), consideró justificado "que se haga lo posible para que el feto nazca en las mejores condiciones". Los médicos mantienen artificialmente con vida a la mujer desde hace 26 semanas, y quieren llegar a las 33 para extraer al neonato mediante cesárea con garantías de que sobreviva. El presidente de la SIBI, Marcelo Palacios, calificó de "irreprochable" la conducta de los médicos, quienes, señaló, "están trabajando en un caso de extrema complejidad y han respetado el principio de autonomía de la mujer, que quiso sacar adelante su embarazo". Por su parte, el bioquímico Santiago Grisolía, que pertenece al comité científico de la SIBI, tras reconocer que los médicos actúan "del modo más apropiado", mostró preocupación por la posibilidad de que la falta de actividad cerebral de la madre afecte al desarrollo del feto. "En el cerebro", advirtió, "se expresa el 90% de los genes del ser humano, y no sabemos cómo funciona ni lo que puede pasar en este caso. El cerebro pesa el 1% del cuerpo, pero consume el 20% de la energía corporal".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción