Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Locos con los tebeos

El Instituto de la Juventud muestra las nuevas tendencias del cómic español

De las paredes de la sala Amadís (José Ortega y Gasset, 71), cuelga, desde la semana pasada y hasta el 15 de enero, una exposición con las obras de los ganadores del Certamen de Cómic 1999 que ha organizado el Injuve (Instituto de la Juventud). La obra de los tres primeros ganadores del certamen y la de los nueve finalistas es sólo una pequeña muestra de los más de un centenar de artistas de toda España que se presentaron.La alta calidad de los dibujos y la originalidad de los guiones ha puesto muy difícil al jurado decantarse por un autor u otro. El ganador absoluto ha sido Carlos Maiques Paredes, un valenciano de 28 años licenciado en la Facultad de Bellas Artes de Valencia. Sus dibujos son una combinación minimalista de trazos gruesos y finos que lo mismo expresan el movimiento de un gato (Fuga), que unas ramas secas (Sin título) o un tendedero de ropa (Fin del milenio). Resulta muy original la historieta que ha creado a partir de unos textos impresos de su correo electrónico que él ha ilustrado con expresivos y vivos colores. El almeriense afincado en Madrid Lorenzo Gómez, de 27 años, ha obtenido el segundo premio con una historia basada en fotografías instantáneas (Polaroids) y otra en torno al circo. La tercera clasificada ha sido Claudia Ferreras. El sueño de un pescador, historieta que le ha procurado el premio, refleja mundos oníricos con dibujos naïf de suaves colores pastel.

El jurado, integrado por Jorge Díez, jefe de Servicios Culturales del Injuve y director de la sala Amadís; Jesús Cuadrado, autor del libro La historia del cómic; Jordi Sánchez, director del Salón del Cómic de Barcelona; Felipe Hernández, dibujante y ganador del primer premio en el último salón barcelonés y la dibujante Laura, han otorgado además nueve accésit a otros tantos artistas de las diversas autonomías.

Pero en la exposición de la sala Amadís, además de contemplarse las obras de los 12 artistas escogidos, hay también un puesto donde se puede hacer una idea de por dónde van los tiros del nuevo cómic español de los últimos años, un sector que empieza a salir ahora de una larga crisis. En este quiosco de Edición Alternativa, así se llama el puesto, están presentes Subterfuge Comix, Undercómic y La Factoría de Ideas, las tres editoriales más importantes que en Madrid se dedican a la publicación de cómic independiente. Hay también fanzines como Cabezabajo, 7 monos, Cómic Independiente o Rau, entre otros.

Con Christian Osuna al frente, Undercómic está dando a conocer desde hace tres años dibujantes y guionistas nuevos en el panorama nacional. Para ello cuenta con la colección Flor de un Día de la que llevan 12 números dedicados cada uno de ellos a un solo autor. María Colina, galardonada con el primer puesto como artista revelación del Salón del Cómic de Barcelona del año 1998, ha sido el descubrimiento de esta serie. Siempre dedicada a autores españoles, Flor de un Día muestra en el último número, el 12, al argentino Ángel Mosquito con la obra Morón Suburbio, dedicado al arrabal bonaerense del mismo nombre. Según el propio autor, es "una historia del oeste contemporáneo". Love Gun, de la pareja de creadores Javier Rodríguez e Ibor Medio, es otra serie que Undercómic enseña estos días en el Kiosco del Certamen de Cómic de Injuve. Pero su nueva apuesta es la de consolidar Volumen Uno, una revista mensual especializada en reseñar todo lo que acontece alrededor del mundo del cómic.

La discográfica Subterfuge, que empezó justo hace 10 años como editora de cómic de clara tendencia gore y underground, aprovecha la exposición de la sala Amadís para mostrar que además de la actividad musical que le ha dado fama en los últimos años, sigue con la edición de revistas y cómics. Actualmente tiene en el mercado desde hace un año y medio dos colecciones de carácter periódico regular, Psico-Comix y Rara Avis, además de publicar historietas puntuales al margen. En Psico-Comix continúa la línea que inspiró la fundación de Subterfuge, es decir, historias truculentas de sangre y vísceras; y en Rara Avis apoya a los nuevos creadores. El estilo es variado y ahí ha conseguido editar Chema García con el personaje Xavier Fugaz, uno de los valores en alza del nuevo cómic español. García también es autor de Diox el exterminador que, con guión de Borja Crespo, forma parte de las historias que publica Subterfuge fuera de sus dos colecciones principales. Freaks in Love, de Sergio Córdoba, que se llevó el premio autor revelación en la última edición del Salón del Cómic de Barcelona celebrado el pasado mayo, o La cebolla asesina del zaragozano afincado en Bilbao Javirroyo, son otras de las historias importantes publicadas por la editorial madrileña.

Tanto para Borja Crespo, director de Subterfuge Comix, como para Christian Osuna, el certamen del Injuve ha sorprendido por la calidad de sus participantes. Osuna explica: "La presencia de las tres editoriales madrileñas, La Factoría de Ideas, Under-cómic y Subterfuge Comix, es para decirle al Injuve que aquí estamos y que nos ayuden a empujar el nuevo cómic. Que deje de considerarse un arte menor y adquiera la categoría cultural que tiene en países como en Francia o Italia". Para ello, las tres editoriales quieren que La Expocómic Madrid que se celebró en junio pasado deje de ser una feria para convertirse en un punto de encuentro del arte. "Hay un tejido editorial fuerte", señala el director de Undercómic, "como para que nos tomen en serio. El cómic es un lenguaje audiovisual, un arte, y nos gustaría que mucha más gente se vuelva loca con los tebeos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999