Asalto a la embajada

El 31 de enero de 1980, todos los miembros de la Embajada española en Guatemala, excepto el embajador, Máximo Cajal, murieron en el incendio que se produjo por un cóctel molótov lanzado por uno de los campesinos que pocas horas antes habían ocupado la legación en protesta por las acciones represivas que el Ejército guatemalteco ejercía en el Quiché. A la muerte de las 37 personas que ocupaban la sede diplomática contribuyó de forma definitiva el brutal y sangriento asalto a tiros de la embajada que perpetró la policía guatemalteca. El padre de Rigoberta, Vicente Menchú, murió carbonizado dentro de la sede. El primer secretario de la embajada, Jaime Ruiz del Árbol, también perdió la vida en el asalto. Además del embajador, por cuya vida se temió durante unos días por ser "un testigo incómodo", hubo otro único superviviente del violento asalto realizado por la policía: Gregorio Yuja era secuestrado del hospital donde convalecía y arrojado desde un automóvil en marcha en medio de una calle con el cuerpo cosido a balazos.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 02 de diciembre de 1999.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50