_
_
_
_

La empresa familiar cree que salir a Bolsa "disciplinaría" su gestión

La modernización de sus estructuras internas sería una de las consecuencias inmediatas que las empresas familiares notarían si optasen por salir a Bolsa. Así lo entienden los responsables de las asociaciones de empresas familiares de la Comunidad, que ayer afirmaron que la presencia de estas empresas en el mercado de valores les permitiría, al margen de ampliar sus fuentes de financianción, "incentivar y disciplinar la gestión". Francia, Holanda y Alemania ya han abierto sus parqués a estas compañías.

El presidente del Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (Ivefa), Mario Mariner, señaló que la salida a Bolsa de las pequeñas empresas -"la mayoría de carácter familiar"- será inevitable si se sigue el camino iniciado en Europa. En este sentido apostó por un marco como el que defiende el director del parqué valenciano, Francisco Álvarez, partidario de crear un segundo mercado destinado a las pymes.El vicepresidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante, Vicente Segura, señaló que con la salida a Bolsa estas compañías "ampliarían sus fuentes de financiación, estimularían y disciplinarían su gestión, mejorarían su imagen y solucionarían parte de los temas de fiscalidad que presentan". Otro punto destacado sería la modernización de sus estructuras internas. Segura apostó por que las empresas familiares se profesionalicen en aquellos puestos en los que los miembros de la familia no puedan aportar todo el conocimiento necesario para afrontar sus objetivos. "Es necesario que se creen, por una parte, consejos de familia, en los que se debatiría la filosofía de este tipo de empresas, y por otra consejos de administración, donde las decisiones obedecerían a criterios estrictamente de negocio", explicó el vicepresidente de la asociación alicantina.

La entrada de nuevos accionistas también aportaría una nueva vía para salvar los inconvenientes de la transmisión de las empresas familiares. Precisamente la "alta tasa de mortalidad" de las empresas familiares en el momento del cambio generacional es otro de los problemas que preocupan a los empresarios. "Es necesario profesionalizar y planificar la sucesión", señaló Mariner, que apuntó la necesidad de poner el relevo generacional en manos de consultoras especializadas, para evitar su desaparición, como ocurre con el 70% de este tipo de empresas. En este mismo sentido se pronunció Antonio Peris, presidente de la Asociacón Empresa Familiar de Castellón. "Hay métodos para conseguir una sucesión exitosa", señaló Peris. El empresario castellonense también apuntó la necesidad de separar el patrimonio familiar del negocio, ya que en muchos casos esas posesiones son los avales que se utilizan para el funcionamiento de las empresas.

Todos estos temas se tratarán en el primer congreso que sobre la empresa familiar en la Comunidad Valenciana se celebrará el próximo mes de diciembre en Valencia.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_