La oposición acusa al primer ministro malaisio de intimidar a los votantes

La polémica campaña electoral para el Parlamento de Malaisia se inició ayer en medio de las acusaciones de la oposición al primer ministro, Mahathir Mohamed, por agitar el miedo para intimidar a los votantes. La causa, un anuncio a toda página en varios periódicos nacionales en el que la coalición gubernamental Barisan Nasional (BN) pide el voto con una imagen que muestra las manifestaciones en apoyo del encarcelado ministro de Finanzas y principal rival de Mahathir, Anwar Mohamed, y el lema "No deje gobernar a la anarquía".

La destitución de Anwar en 1998 y su subsiguiente encarcelamiento provocaron una reacción popular sin precedentes en Malaisia. Anwar asegura ser víctima de una conspiración oficial y Mahathir le acusa de intentar derribar al Gobierno con los disturbios. El ex ministro, que cumple una sentencia de seis años por corrupción y está además acusado de sodomía, era el candidato de la oposición a la jefatura del Ejecutivo hasta que decidió retirarse.Ahora, junto a las imágenes de un manifestante dando una patada a un coche, una papelera en fuego o participantes en las protestas tirando piedras a la policía, el BN advierte: "No deje que gobierne la anarquía"; "no deje que triunfe la violencia"; "no deje que gane el odio". Lim Kit Siang, secretario general del Partido de Acción Democrática (DAP), ha presentado una denuncia contra esa publicidad que calificó de "inflamatoria e irresponsable".

"Los anuncios del Barisan Nasional sugieren que los dirigentes del DAP son delincuentes, que abogan por la violencia y desean la anarquía, y tales [implicaciones] son altamente sediciosas y constituyen difamación, es decir, ofensas de carácter criminal", manifestó Lim en un comunicado.

Pocos dudan de que la coalición multiétnica de 14 partidos que encabeza Mahathir vaya a ganar las elecciones convocadas a toda prisa para el próximo día 29. Sin embargo, sus oponentes pueden hacerse con una victoria moral que eclipse sus resultados. Para ello bastaría con que doblaran sus resultados de 1995 y lograran colocar en el Parlamento al recién incorporado Partido Keadilan Nasional, que dirige la esposa de Anwar, Wan Azizah Wan Ismail. Los cuatro partidos de la oposición, azuzados por el encarcelamiento de Anwar, han cerrado filas para tratar de recortar la mayoría de cuatro quintos con que cuenta el primer ministro (166 de los 192 escaños que ahora se amplían a 193). "Si la oposición consigue 50 escaños, será una especie de reproche para Mahathir", asegura un diplomático.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS