Los guerrilleros lanzaron a un perro con una bomba al cuello

Un perro con una granada colgada al cuello fue utilizado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para lanzar un ataque contra el puesto policial de Prado, población en el suroeste del país, según las declaraciones que realizó anoche el el general Rosso José Serrano, director de la Policía Nacional.El animal fue orientado hacia el cuartel de la localidad, donde siete policías perdieron la vida, dijo el oficial sin detallar la forma en que los rebeldes condujeron el perro hasta la instalación de la fuerza pública.

"En Prado se utilizó un perro con una granada en el cuello para que la explosión se produjera dentro del cuartel", dijo Serrano en una conferencia de prensa celebrada en Ibagué, la capital del Tolima, departamento al que pertenece la mencionada localidad.

Más información
Una ofensiva de las FARC en toda Colombia deja al menos 50 muertos y decenas de heridos

Siete policías murieron durante el asalto de las FARC a Prado, que fue una de las 13 poblaciones de siete departamentos del país alcanzadas por una ofensiva que el grupo rebelde lanzó el martes por la noche.

Unos 2.000 rebeldes

Según el general Serrano, cerca de 2.000 guerrilleros de la más conocida y numerosa guerrilla colombiana fueron movilizados para los asaltos que tuvieron lugar en las regiones del Tolima, Huila y Cundinamarca. Al menos ocho policías muertos, once heridos y tres desaparecidos deja la oleada rebelde en estos tres departamentos del suroeste, sur y centro del país, en los que, según fuentes castrenses, pudieron también perder la vida al menos una veintena de rebeldes."Aquí lo que ha habido es un fracaso de la guerrilla", afirmó el general Serrano, quien destacó que el oportuno y rápido apoyo de tropas del Ejército y de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) permitió afrontar la ofensiva rebelde en las citadas regiones del país.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS