Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDADEL OTORRINO CONCURRÍA A LAS ELECCIONES SINDICALES

El hospital de Alzira despide a un médico de UGT por "desviar pacientes"

Un centenar de representantes del sindicato UGT se manifestaron ayer en el Hospital de la Ribera para protestar por el despido del médico Ismael García, quien encabezaba la candidatura del sindicato en las elecciones sindicales que se celebrarán en el centro el día dos. El gerente del hospital, Alberto de Rosa, justificó la medida en el "desvío" de pacientes que, señala, el especialista realizaba hacia centros privados donde también trabaja. De Rosa afirmó ayer ignorar que el médico formaba parte de la lista del sindicato.

Aunque el gerente Alberto de Rosa aseguraba ayer su desconocimiento de que el especialista en otorrinolaringología encabezaba la candidatura de la UGT en las elecciones sindicales convocadas para el próximo 2 de diciembre, el sindicato está convencido de que la dirección del centro lo despidió "para evitar que se presentara la lista", cuyo plazo finaliza hoy jueves. García recibió la carta de despido el pasado lunes, a las ocho de la tarde, cuando efectuaba una intervención quirúrgica en la clínica Quirón de Valencia, misiva que le fue entregada por el director de Recursos Humanos del hospital José Ortega, al que acompañaba un notario.El secretario de formación de la ejecutiva federal de la UGT, Sebastián Pacheca, que participa en unas jornadas de gestión sobre recursos humanos que se está celebrando en Paterna, calificó este despido como una "consecuencia de la política sanitaria del PP" al aplicar en el hospital de Alzira "sus nuevas formas de gestión". El dirigente sindicalista dijo que la decisión del gerente tiene "tildes fascistas" que comparó con los empleados en "la mejor época de Francisco Franco". El comité confederal de la Federación de Servicios Públicos de la UGT exigió ayer desde Madrid "el cese de las prácticas antisindicales de la Consejería de Sanidad y de la empresa UTE-Adeslas", a los que conminó a restablecer "el clima de tranquilidad laboral que permita a los trabajadores elegir en libertad a sus representantes". Miguel Usó, miembro de la ejecutiva federal, responsabilizó a la Consejería de Sanidad de "evitar" en dos ocasiones el acuerdo al que habían llegado el pasado martes las diferentes partes para readmitir al trabajador despedido.

La gerencia del hospital de Alzira asegura que el doctor García, especialista en otorrinolaringología, fue amonestado verbalmente el pasado mes de mayo "por ofrecer al paciente I. L. G. la posibilidad de ser intervenido en una clínica privada a cambio de una contraprestación económica". Ha sido la "actitud reincidente" de una conducta calificada como "muy grave" lo que llevó a la dirección del centro al despido del sindicalista. García señaló ayer que ha sufrido una "persecución sindical" ya que fueron los propios pacientes los que le pidieron ser intervenidos en la clínica privada para evitarse la lista de espera de su especialidad que ronda los cuatro meses.

Trabajadores del centro han manifestado las maniobras de presión realizadas por la dirección del primer centro público con gestión privada de España encaminados a asegurarse la existencia de una lista única constituída por la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999