Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sociedades bajo sospecha

Las autoridades tunecinas exigen como compensación para recibir productos europeos la compra de componentes a empresas nacionales. El interés de Ford por exportar vehículos a Túnez fue resuelto, formalmente, con la compra de materiales a la sociedad tunecina Sonotube por parte de una sociedad radicada en la Unión Europea, la mercantil belga Graficom. Sorprendentemente, ambas empresas aparecen vinculadas al grupo Lagier.Carmen de Miguel, directora del Ivex, comentó ayer que la sociedad tunecina que debía vender componentes para la fabricación de automóviles no tiene ninguna actividad desde el pasado mes de septiembre. Una información que atribuyó a fuentes bancarias.

Graficom aparece en el registro de sociedades belga y el servicio de información telefónica mantiene registrado un número a nombre de la sociedad. Pero cuando EL PAIS intentó ponerse en contacto con la empresa belga que aceptó las letras libradas por la empresa tunecina la respuesta fue precisa: Graficom no existe.

La Embajada de Túnez alegó la ausencia de su agregado comercial y no pudo ofrecer ninguna información relativa a la sociedad Sonotube.

Pero según las explicaciones ofrecidas por la directora del Ivex a partir de los informes de las entidades bancarias que reclaman al instituto el pago de las letras libradas entre ambas sociedades, el intercambio de componentes nunca llegó a producirse.

Sonotube y Graficom resultan ser dos sociedades inactivas a través de las cuales se ha orquestado una operación de intercambio ficticio de materiales y compromisos de pago, que ahora se reclaman al Ivex a partir de los avales firmados por José María Tabares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999