Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer denuncia a Osakidetza tras quedar parcialmente paralizada

Una paciente ha presentado una demanda contra Osakidetza en el Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Vitoria como responsable de los daños sufridos a raíz de intervención quirúrgica que se le practicó en 1997. La demandante fue operada de un tumor benigno en un oído y en la actualidad sufre de parálisis en piernas y manos y ha perdido la capacidad de oír y hablar. La demanda atribuye a Osakidetza responsabilidad patrimonial. La enferma, de 46 años, fue atendida por el servicio de Neurocirugía del Hospital Santiago Apóstol de un tumor benigno que afectaba a su capacidad auditiva y amenazaba con crecer de tamaño. El médico, según la demandante, le advirtió que debía ser operada de inmediato, asegurándole que iba a salir bien del quirófano, y que existía un riesgo mínimo de sufrir una parálisis facial.

En la operación, tal y como señala la denunciante, se produjo una complicación al romperse una arteria y a consecuencia de ello tiene dificultad para hablar, una parálisis facial y de los brazos, así como una paralización parcial de las piernas y una hidrocefalia. Desde la operación camina ocasionalmente con ayuda, y desde entonces se sirve de una silla de ruedas de manera permanente.

La denunciante, que ha agotado los recursos por vía administrativa, ha desechado alegar en la querella que la situación en la que se encuentra se debe a un error médico por " las dificultades que entraña su demostración".

La denuncia reprocha a Osakidetza que el médico no plantease un retraso de la intervención para observar la evolución de la enferma, ni informase puntualmente los problemas derivados de la misma.La Ley General de Sanidad establece en su artículo 10 la obligación que tienen todos los médicos de informar a los enfermos de su estado de salud y el diagnóstico, de las alternativas de tratamiento y la evolución. Además, tal y como señala la demandante, los especialistas afirman que existen dos alternativas de operación a lo que ella padecía y se aplica una u otra dependiendo del tamaño del tumor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1999