Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'En busca de Klingsor', de Jorge Volpi, será traducida a siete idiomas

La novela, que ganó el Premio Biblioteca Breve, se publicará en EE UU y Alemania

La trama histórica y de espionaje de unos científicos alemanes entre los años veinte y cuarenta, con el nazismo al fondo, reflejada por el novelista mexicano Jorge Volpi en En busca de Klingsor, se ha convertido en un fenómeno editorial. La novela, que ganó el Premio Biblioteca Breve, que convoca Seix Barral, será traducida a siete idiomas y publicada en varios países, entre ellos, Estados Unidos.

El escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, que presidió el jurado del Premio Biblioteca Breve fallado la pasada primavera, ha señalado: "Jorge Volpi no falla nunca en la creación de personajes. Nos intriga y nos inquieta saber lo que va a pasar. En este sentido, la novela es maestra". Pero el novelista mexicano Carlos Fuentes todavía ha ido más lejos en sus alabanzas hacia su joven colega y paisano y ha dejado escrito en un artículo publicado recientemente: "Jorge Volpi nació en 1968 y será una de las estrellas en lengua española del siglo que viene. A mis 70 años, y con una larga carrera literaria detrás de mí, siento especial orgullo y satisfacción en celebrar la llegada de Jorge Volpi al escenario de la literatura en castellano. La muerte es inevitable, pero la continuidad de la vida también".Estos elogios de dos consagrados escritores han tenido una traducción en el éxito comercial de la novela. Los derechos de En busca de Klingsor han sido ya comprados por editoriales de Estados Unidos (Scribners), el Reino Unido (Fourth State), Alemania (Klett-Cota), Francia (Plon), Italia (Mondadori), Holanda, Brasil, Portugal e Israel. Desde la pasada Feria del Libro de Francfort de octubre, más de medio millón de dólares (unos 70 millones de pesetas) se han pagado para publicar la novela de Volpi, que aparecerá en sus diferentes versiones a lo largo de los dos próximos años.

El novelista mexicano, que dedicó cinco años a escribir esta trama de espionaje científico, suena abrumado al otro lado del hilo telefónico. "Nunca hubiera esperado una repercusión tan fuerte", señaló ayer. "Es cierto", agregó, "que la buena acogida de la novela por parte de la crítica y de los lectores en España me hizo concebir la posibilidad de que se tradujera al inglés o al alemán. Pero nunca imaginé un éxito así, sobre todo por la importancia de las editoriales que han comprado los derechos". Volpi defiende que un escritor latinoamericano pueda novelar una trama tan universal como los dilemas morales de los científicos o los ambientes de la investigación física en Estados Unidos o en Alemania, y define de este modo su libro: "Bajo un armazón de novela histórica y de espionaje, lo que me interesaba de verdad era describir las relaciones entre la ciencia y el poder político y los difíciles dilemas morales en tiempos de guerra. Todo ello, sin caer en maniqueísmos, de forma que sea el lector quien juzgue la historia".

Aunque estudió humanidades y es abogado de formación, Volpi siempre sintió que la ciencia se convertía en un mundo que se le escapaba y que sólo podía abordar en clave de literatura. "Encontré un momento histórico apasionante y lleno de incertidumbres, entre las dos guerras mundiales y cuando la física cuántica comenzaba a desarrollarse. Un periodo en el que se pone de relieve que la ciencia nunca puede ser neutra". Volpi, que vivió durante una larga temporada en Salamanca, tiene previsto pasar los próximos meses en una universidad de Atlanta (Estados Unidos), donde impartirá clases y preparará su próxima novela.

Tras destacar que Volpi cuenta con una personalidad sólida y una formación muy rica, Basilio Baltasar, editor de Seix Barral, señaló ayer: "Cuando leí la novela de Volpi reconocí condiciones que la convertían en un texto universal. Estoy muy satisfecho del éxito de En busca de Klingsor porque el sentido y la misión de un premio como el Biblioteca Breve pasa por proponer a los lectores unos modos literarios que amplíen sus horizontes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de noviembre de 1999