Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín trata de arrebatar a París la dirección del FMI tras la dimisión de Camdessus

Alemania no ha dejado pasar ni un minuto para postular a un alemán para sustituir a Michel Camdessus como director general del Fondo Monetario Internacional (FMI), que el martes anunció que dejará el cargo el próximo mes de febrero. Esta decisión ha abierto la batalla por la sucesión y Berlín quiere arrebatar a París un cargo que ocupa desde hace 22 años consecutivos. Reino Unido e Italia también han logrado colocar algún nombre entre la quiniela. La petición de Camdessus de que no se repitan episodios como la rivalidad para la elección del presidente del Banco Central Europeo ha caído en saco roto.

Aunque no figura formalmente en los estatutos de la institución financiera internacional más importante, la práctica y la diplomacia han establecido que el director del FMI es europeo, mientras que el director adjunto es propuesto EEUU. A la inversa, la presidencia del Banco Mundial recae siempre en un norteamericano.A priori, Francia es la que tiene menos posibilidades de conseguir colocar a un compatriota. De los 53 años de vida del FMI, 32 lo han sido bajo la dirección de un francés, de ellos los últimos 22 de forma ininterrumpida, primero con Jacques de Larosière y después con Camdessus. A pesar de ello, para Francia, la dirección del FMI representa un puesto de relieve internacional y no parece dispuesta a renunciar a él. "Francia participará activamente en la elección" del sucesor de Camdessus, dijo ayer Anne Gazeau-Secret, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores. El candidato francés que suena desde hace dos días es Jean-Claude Trichet, el actual gobernador del Banco de Francia, el mismo cargo que ocupó Camdessus y que fue el principal rival de Wim Duisenberg para ocupar la presidencia del BCE.

Enfrente aparece claramente la posición alemana, que tras la unificación reclama su retorno a las instituciones internacionales. El candidato oficioso de Alemania es Caio Koch-Weser, secretario de Estado de Finanzas y antiguo alto funcionario del Banco Mundial.

El vicepresidente del Bundesbank, Jürgen Stark, fue el primero en lanzar la idea, pero no dio nombres. Después el portavoz del Gobierno germano, Uwe-Karsten Heye, dijo que el cargo debe ser ocupado por el mejor candidato, "sea hombre o mujer". Y surgió el nombre de Koch-Weser.

En medios financieros hay elementos que Alemania puede esgrimir. Es la primera economía europea y sus aportaciones al FMI superan a las de los demás países del continente. Finalmente, Alemania critica cada vez más abiertamente la conducción realizada por Camdessus de la crisis internacional. Alemania también se ha mostrado crítica con la política desarrollada respecto a Rusia y no comparte la posición francesa de establecer tres grandes zonas monetarias.

Finalmente ha surgido la propuesta de países del Este para que ocupe el cargo un representante de las naciones en vías de desarrollo. Su concurso es difícil y si la pugna entre Francia y Alemania acaba en tablas, Italia y el Reino Unido tienen sus posibilidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999

Más información

  • Alemania propone a su viceministro de Hacienda para el puesto que Francia ocupó 32 años