Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las arquitecturas tecnológicas y corporales de Dumb Type, en Madrid

La compañía nipona estrena "MemoRandom" en el Festival de Otoño

Una investigación sobre el fenómeno de la memoria realizada a partir de la aceptación de ideas estrambóticas propuestas por los componentes de la compañía nipona Dumb Type ha terminado siendo MemoRandom, el último espectáculo de este afamado colectivo que utiliza cualquier técnica que sirva para narrar historias y transmitir emociones o sentimientos encima de un escenario. Sólo se podrán ver tres representaciones de este montaje, que se estrena hoy en el Teatro Albéniz, de Madrid, dentro del Festival de Otoño.El grupo japonés de teatro-danza Dumb Type es una compañía atípica dentro de los colectivos escénicos que ha logrado una importante consideración dentro del mundo del espectáculo. Surge, a mediados de la pasada década, en la Escuela de Arte de Kioto por iniciativa de una serie de estudiantes que hoy son arquitectos, ingenieros de sonido, bailarines, músicos e informáticos. Desde entonces han creado numerosos espectáculos, con un punto en común entre ellos: la utilización y la interrelación entre distintos géneros, como el teatro dramático, la danza, la ópera y numerosas tecnologías, a las que se les da una función social, con los que conforman una serie de arquitecturas audiovisuales que se han convertido en el sello característico del grupo.

"Cuando concebimos MemoRandom", dice Shiro Takatami, director del espectáculo, "partimos del sentido de la memoria, concebida ésta como algo que no sólo poseen los seres humanos individual o socialmente, sino como una idea revolucionaria con la que realizar abstracciones". El actor y bailarín Takao Kawaguchi explicó ayer, en perfecto español, que todos los componentes de Dumb Type participan en la concepción de cada uno de los espectáculos y además todos reciben numerosas influencias: "No sólo nos influyen espectáculos de otros creadores, sino todo lo que vemos por la calle, por la vida, sin olvidar que no desdeñamos nuestra propia memoria, nuestra danza tradicional o las coreografías emanadas del buto", señala, al tiempo que aclara que MemoRandom es claramente un espectáculo de danza contemporánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 1999