Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Córdoba instará al Parlamento a que limite el número de representantes de la Iglesia en Cajasur

,El pleno del Ayuntamiento de Córdoba aprobará hoy una propuesta, presentada por el PSOE, por la que insta al Parlamento de Andalucía a incluir en la futura ley de Cajas de Ahorros la democratización de los órganos de Gobierno de estas entidades financieras. El pleno municipal reclamará la equiparación de los derechos de la Iglesia católica en Cajasur a los de cualquier otra entidad fundadora del resto de cajas andaluzas y que se reduzca así su representación. La propuesta socialista ha sido consensuada con el grupo municipal de IU, por lo que está prevista su aprobación hoy, según informó ayer el portavoz municipal del PSOE, José Mellado.

Los socialistas reclaman que se aplique en Cajasur el porcentaje de representación para las entidades fundadoras previsto en la ley (un 9%). Hasta ahora, la Iglesia católica contaba con una presencia en el Consejo de Administración del 35%.

Mellado solicitó también que la representación correspondiente a la entidad fundadora en Cajasur se reparta entre la Iglesia y la Diputación, que encabezaba la fundación de la antigua Caja Provincial de Ahorros de Córdoba que, al fusionarse con el Monte de Piedad, dio lugar a la actual caja. El portavoz del PSOE propuso como criterio de reparto la proporción de pasivo aportado por cada una de estas entidades en el momento de su fusión.

El grupo municipal socialista pide en su proposición el mismo peso en los votos de cada uno de los consejeros. Hasta el momento, la presidencia de Cajasur tenía que recaer en uno de los representantes de la Iglesia, pese a que ésta no tiene mayoría.

La propuesta socialista defiende sin embargo la singularidad de la Iglesia reconocida en la disposición transitoria segunda de la LORCA (Ley Orgánica de las Cajas de Ahorros) y solicita al Parlamento que la futura ley de Cajas la incluya de manera textual. En ella, la norma estatal establece que los representantes de la Iglesia católica en las cajas de ahorros no tienen limitación en la duración de su mandato y podrán ser elegidos según el criterio de la propia Iglesia.

Mellado comentó que, al no ser cargos renovables mediante elecciones, no tiene sentido obligar a la Iglesia a cambiar cada ocho años a sus representantes. Asimismo, consideró que es la propia Iglesia la que debe determinar el modo de elegir a sus consejeros.

El portavoz socialista concluyó que su propuesta pretende que "Cajasur sea de todos y no de uno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 1999