IC-V de Sabadell se plantea pactar con el PSC para acceder al gobierno municipal de la población

Después de las elecciones autonómicas, en las que el Partit dels Socialistes (PSC) e Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V) fueron coligados en Tarragona, Lleida y Girona y tras el reciente anuncio de que las dos formaciones han pactado en los consistorios de Badia y Rubí, Francisco Fernández, de IC-V y número tres de la Entesa de Sabadell, ha reabierto el debate sobre la posibilidad de pactar con el equipo de gobierno local. "Lo hemos hecho en Cataluña, por qué no hacerlo en Sabadell", argumenta Fernández.Es un secreto a voces que las relaciones entre el aparato local de Iniciativa y la Entesa de Sabadell -una amalgama formada por IC y anguitistas, independientes y militantes de la Candidatura d"Unitat Popular, que encabeza la independiente Dolors Calvet- nunca han sido fáciles. Iniciativa asumió a regañadientes, y por sólo dos votos de diferencia, la candidatura de Calvet. Lo hizo para evitar un descalabro electoral tras la marcha del carismático alcalde de Sabadell Antoni Farrés. Sin embargo, la Entesa no pudo evitar la derrota electoral, aunque por un escaso margen de 99 votos. Los socialistas, encabezados por Manuel Bustos, se hicieron con la alcaldía. Bustos pactó con Convergència i Unió (CiU) y Esquerra Republicana (ERC) y dejó a la Entesa en la oposición.

Si en las autonómicas el PSC e Iniciativa han ido de la mano, se cuestiona Fernández, por qué ello no podría traducirse en un pacto en la capital del Vallès. Iniciativa siempre "ha defendido el pacto con los socialistas" y además, según la dirección local del partido, las relaciones de IC con los socialistas "son y han sido siempre excelentes". Algo en lo que también ha querido insistir siempre el PSC, partido para el que pactar con "Iniciativa sería mucho más fácil que hacerlo con la Entesa, que es un colectivo muy heterogéneo". Fernández cree que ahora es el momento de "volver a hablar del pacto" porque de lo que se trata, argumenta el edil de la Entesa, es de "minimizar el poder de CiU", algo que no se va a conseguir si la Entesa sigue en la oposición.

A juicio de Fernández, Convergència, "con sólo cuatro ediles, está exigiendo demasiado y además, con la excusa de la estabilidad, se están aceptando demasiadas cosas". Así, Fernández denuncia que Joan Ignasi Sánchez, edil y presidente de Convergència Democràtica (CDC), tardara tres meses en elaborar un documento en el que describía qué era el plan estratégico, un programa que el edil convergente, que tiene dedicación exclusiva, tardó estos 90 días en elaborar.

La última polémica tuvo que ver con el anuncio de CiU de contratar a dos personas de la candidatura de Convergència para ocupar cargos técnicos. En opinión de Pere Obiols, cabeza de lista de CiU y teniente de alcalde, Convergència está en su derecho de efectuar estas contrataciones "a dedo" para cargos de confianza porque, añade, "hay que contratar a la gente de la lista y darles una oportunidad de trabajar en política" dentro del Ayuntamiento. Según Obiols, las críticas de Fernández responden a un "intento de erosionar el pacto para conseguir sillas para IC".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 30 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50