Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece a los 88 años Borita Casas, autora de 'Antoñita la fantástica'

La locutora, guionista y escritora Liboria Borita Casas, creadora del personaje Antoñita la fantástica, falleció ayer en Madrid a los 88 años, según informaron fuentes familiares. Borita Casas murió en la residencia del Sagrado Corazón de Jesús, de Cienpozuelos, donde vivía desde hace unos dos años, cuando sufrió una rotura de cadera a consecuencia de la cual su estado de salud fue empeorando, indicaron las mismas fuentes.Nacida el 21 de julio de 1911, Borita Casas creó, tras la guerra civil, el personaje de Antoñita, una niña sentimental, juguetona y de imaginación desbordante cuyas historias se hicieron muy populares en la España de los años cuarenta y cincuenta, primero a través de la radio y luego en cuentos. Aunque Antoñita la fantástica se dio a conocer como personaje por medio de las ondas, su mayor popularidad la alcanzó con los libros. Casas publicó 12 cuentos de la serie, que se prolongó hasta bien entrada la década de los cincuenta.

De formación autodidacta, como a ella le gustaba recordar, Borita Casas fue guionista de radio, locutora en Radio Madrid durante la posguerra y colaboradora de Abc.

Hija del propietario del antiguo hotel España de la calle del Arenal, Casas viajó por Estados Unidos, Europa y México, país en el que situó dos de las historias de su creación, un personaje que Borita siempre consideró un poco "su hija" y con el que logró verdaderos éxitos de ventas en su tiempo.

"Lo mismito que ella"

Una larga entrevista de Rosa Montero publicada en El País Semanal en 1982 sirvió para recuperar la olvidada figura de la escritora, que se consideraba muy semejante a su personaje. "Yo soy alegre y al mismo tiempo melancólica", explicaba, "lo mismito que Antoñita".

Liboria era "de familia bien, una hija de papá", y tuvo una infancia "felicísima, tremendamente feliz". Era la hermana pequeña de la familia, una niña "muy pensante que se enteraba de todo lo que pasaba". Con la guerra, su familia se arruinó y ella tuvo que ponerse a trabajar como locutora en Radio Madrid haciendo emisiones infantiles con Pototo y Boliche. Fue este último, Manolo Bermúdez, quien animó a Borita a inventar algo para reforzar la sección. Ella le dijo que llevaría al estudio a una niña muy simpática, pero se presentó sola. Sin guión ni nada, empezó a interpretar al personaje en aquel momento. "Todavía no sé por qué, fue un éxito tremendo". Radio Madrid le encargó seguir, ya en serio y con guiones, y el programa se convirtió en un fenómeno mediático. La revista Chicas le pidió entregas semanales y salió el primer libro. "Era horrible, tenía un papel como de váter y la portada llena de engrudo, pero fue un gran éxito. Fui la primera que firmó libros en Galerías Preciados". En pleno éxito, lo dejó todo: se casó con un alemán del que estaba "muy enamorada" y se fue a México.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 1999