Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Mari Juana

NEGRITASAún se recuerda en La Rambla, pueblo de Córdoba conocido por sus botijos y su cerámica, la anécdota que le aconteció al bueno de Juanillo, el marido de La Chica. A mediados de los setenta, un barco proveniente de Ceuta fue detenido en la aduana en busca de un alijo de marihuana. Juanillo, y con eso basta, que ése es su nombre para todo el pueblo, oyó la noticia por su transistor y quedó escandalizado del follón organizado por Mari Juana. "Cómo está el mundo, la que habrá montado la fulanita esa para que paren a un barco entero", comentaba sin acabar de entender el lío causado por tan conflictiva señora.Han pasado más de dos décadas desde entonces y aún hoy la simple mención de María, que resultó ser una hierba con propiedades ciertamente discutidas, sigue siendo motivo de polémica.

La celebración en Córdoba la próxima semana de Expocañamo 99, con el mecenazgo de la Diputación provincial, el Ayuntamiento de Córdoba y la Junta de Andalucía, y ya bautizada por sus detractores como Expoporro, levantó el miércoles en la ciudad una fuerte discusión entre los diferentes líderes políticos.

El primero en abrir fuego fue el subdelegado del Gobierno, José Antonio Linares, quien consideró las jornadas de debate acerca del uso del cannabis como "temerarias". Su compañera de partido y portavoz del PP en la Diputación, María Jesús Botella, cogió el testigo enviando al presidente de la institución, Matías González, una carta exigiendo explicaciones por el seminario del cáñamo. "En ningún caso una institución pública debe patrocinar una muestra que apoya a las claras el consumo de lo que hoy es considerado como una droga... puerta de entrada al consumo de otras drogas consideradas más duras", afirmaba en su misiva la cuñada de José María Aznar.

La diputada de Juventud, Macarena Vacas, no tardó en contestar: "La actitud del subdelegado demuestra que la derecha sigue con sus viejos tics, anteponiendo la represión a la información".

Por último, y haciendo méritos, los jóvenes cachorros de la política saltaron al ruedo. La presidente de Nuevas Generaciones, Natividad Alarcón, llamaba al PSOE a la "sensatez y a la responsabilidad", en tanto que la de Juventudes Socialista, Laly Quevedo, bromeaba acerca del talante centrista del PP.

Previsión: lleno asegurado en el seminario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 1999