El presidente salvadoreño no irá a la cumbre de La Habana

El presidente de El Salvador, Francisco Flores, afirmó ayer su determinación de no asistir a la Cumbre Iberoamericana que se celebrará en la ciudad de La Habana entre el 14 y el 16 de noviembre debido a que su país no mantiene relaciones diplomáticas con la isla. "No asistiré a la cumbre porque tiene como sede un país con el cual no tenemos relaciones diplomáticas. Creemos que es imposible separar los términos diplomáticos y políticos que implicarán asistir a la cumbre", dijo el presidente.No obstante, Flores dijo que El Salvador estará representado en la cumbre por el ex canciller y ex embajador de este país en Estados Unidos Miguel Ángel Salaverría. El presidente salvadoreño negó que su postura haya sido influenciada por las otras naciones como Chile y Argentina, cuyos mandatarios han asegurado que no participarán en la cumbre mientras el ex dictador chileno Augusto Pinochet no sea devuelto a su país.

El Salvador rompió relaciones con Cuba en 1962, al igual que la mayoría de los Gobiernos de la región. Dos salvadoreños, Raúl Cruz León y Otto Rodríguez, fueron condenados a muerte el año pasado por atentados con bomba contra hoteles en La Habana.

A su vez, el presidente de Costa Rica, Miguel Ángel Rodríguez, anunció el miércoles su decisión de no acudir a la cumbre ante el silencio del Gobierno de Fidel Castro a una petición suya para poder reunirse libremente con miembros de la disidencia cubana interna. El primer dirigente centroamericano que anunció su decisión de no asistir a la cumbre fue el presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 15 de octubre de 1999.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50