Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Insalud rechaza condicionar un trasplante a razones sociolaborales

La oposición pide que se forme una comisión de investigación

La "mejora sociolaboral" que el hospital Ramón y Cajal puso como condición en junio de 1998 para el posible trasplante de corazón a un indigente saharaui de 52 años fue calificada ayer de "inadecuada" por el director general de Atención Primaria y Especializada del Insalud, Rafael Matesanz. El Insalud ha solicitado ya un "informe exhaustivo" al hospital para decidir si abre expediente informativo a los médicos que emitieron el informe. La oposición pide que se cree una comisión de investigación.

La unidad de Arritmias del hospital Ramón y Cajal diagnosticó en junio del año pasado una grave cardiopatía crónica a Abdelhak Chaib Mohamed, un indigente saharaui de 52 años. Al final del informe clínico, los médicos recomendaron un posible trasplante "si mejorase su situación sociolaboral".La última frase del informe, según el Director General de Atención Primaria y Especializada del Insalud, "le hizo un flaco favor al paciente y al sistema". "Este condicionante", añadió Matesanz, "no puede ser aceptado bajo ningún punto de vista".

"Las únicas razones que pueden condicionar la entrada de una persona en lista de espera para trasplante, con independencia de su situación legal en España, son criterios médicos", señaló Matesanz. Y añadió tajante: "Se trata de una afirmación inadecuada".

La enorme polémica que desató ayer el caso de Mohamed obligó al Insalud a pedir un "informe exhaustivo" al hospital Ramón y Cajal en el que se estudiará la posibilidad de abrir un expediente informativo a los médicos que firmaron el informe. De no encontrar razones suficientes, el caso, según Matesanz, "podría quedar ahí".

De momento, el Insalud ha ordenado al Ramón y Cajal que localice al paciente y que las unidades cardiacas de los hospitales que realizan trasplantes en Madrid -El Puerta de Hierro, el Gregorio Marañón y el Doce de Octubre-, dictaminen de inmediato si la operación es necesaria. "Si lo necesita será incluido sin más consideraciones en el programa y, si no es urgente, será evaluado constantemente", explicó el responsable de la Atención

Especializada del Insalud

Matesanz afirmó que Mohamed había recibido antes atención en el hospital Gregorio Marañón y que allí no fue considerada la posibilidad del trasplante. Con matices, Matesanz explicó que en este asunto, "lo grave hubiera sido que el paciente necesitara el trasplante con urgencia".

"Actitud fascista"

La oposición lanzó ayer duras críticas por la historia del inmigrante saharaui. Tanto Izquierda Unida como el grupo PSOE-Progresistas en la Asamblea de Madrid pedirán la creación de una Comisión de Investigación en el Parlamento Regional para este caso. Juan Ramón Sanz, portavoz adjunto de IU en la Asamblea, calificó de "criterio brutalmente discriminatorio" y de "actitud de corte fascista" la actitud del hospital Ramón y Cajal.Jaime Lissavetzky, el portavoz de PSOE-Progresistas, manifestó: "a cualquiera se le ponen los pelos de punta ante un caso así, parece más propio de una serie de televisión".

El portavoz del PP, Pedro Calvo, calificó de "esperpéntico" el caso, pero confió en que todo haya sido "un malentendido por unas declaraciones poco afortunadas del responsable del Ramón y Cajal". La creación de una comisión de investigación es, a juicio de Calvo, "precipitada", pues, dijo, "antes que nada debemos recabar más datos".

El sindicato Comisiones Obreras, por su parte, consideró "indignante" el trato que recibió el indigente saharaui y pidió que el Insalud "abra un expediente que aclare este proceso". "Esta discriminación pone de manifiesto que en nuestra comunidad existen ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda a los que se les dificulta todo proceso de inserción social y laboral, y además se les niega un derecho fundamental", señaló el sindicato en un comunicado de prensa.

El Grupo Parlamentario Nueva Izquierda anunció que solicitará la comparecencia del Ministro de Sanidad, José Manuel Romay Beccaría y del Presidente del Insalud, Alberto Núñez Feijoo en el Congreso de los Diputados para que den cuenta de los criterios utilizados por los hospitales públicos en relación con la práctica de trasplantes de órganos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 1999