Tribuna:ESTA SEMANA
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Un pleno para desmemoriados

El pleno del Parlamento andaluz previsto para esta semana va a marcar una excepción a lo largo de su trayectoria histórica. Por primera vez abordará, específicamente, los Presupuestos Generales del Estado y su incidencia en Andalucía. Los socialistas alargan de esta forma el debate ante la opinión pública sobre las previsiones inversoras del Gobierno central en nuestra comunidad, al tiempo que sitúan de nuevo en primer plano las reivindicaciones en materia de reconocimiento del censo real de población, financiación autonómica o deuda histórica.En el PP no han tenido más remedio que aceptar esta trágala aunque, eso sí, tratarán de devaluar la cita inscribiéndola en lo que llaman la estrategia de confrontación política de la Junta contra el Ejecutivo de José María Aznar. Sin duda que hablarán con conocimiento de causa ya que, no en vano, los propios populares en la anterior legislatura, la de la pinza, llegaron a proponer un pleno similar. Claro que entonces los presupuestos pertenecían a los socialistas. En esa ocasión no existía para nada confrontación, sólo la acción de control por parte de la oposición al Gobierno, tal y como entonces lo afirmaba el propio Javier Arenas. No obstante, en el PP andaluz se confía en contar con argumentos suficientes para salir airosos del envite. Las esperanzas de basan en las supuestas sorpresas que al parecer encierran dichos presupuestos para Andalucía.

El PA afronta también a regañadientes la sesión plenaria. Su portavoz, Pedro Pacheco, ya ha confesado que le parece poco menos que "kafkiano" abordar en la Cámara andaluza unos presupuestos que no corresponden al Gobierno autonómico. Aunque igual de excepcional y absurdo tiene que ser para él observar cómo también desde dentro de su partido se condiciona abiertamente su candidatura para la Presidencia de la Junta. El alcalde jerezano, así como Alejandro Rojas-Marcos y Antonio Ortega, parece que han llegado a un nuevo pacto de no agresión pero está por ver cuánto tiempo va a durar y, en definitiva, con qué respaldo iniciará Pacheco su carrera hacia el Palacio de San Telmo.

Por lo demás, se entra en una semana de acentuado carácter económico. El viernes se espera ya que, por fin, la Unión Europea reciba el mandato correspondiente de sus países miembros para el inicio de las negociaciones con Marruecos con vistas a un nuevo tratado de pesca. Tras el viaje de Manuel Chaves se albergan fundadas ilusiones en que, al final, los intereses andaluces cuenten con el reconocimiento debido por parte de los magrebíes.

Igualmente, en estos días el Gobierno central se dispone a crear el núcleo estable que controlará los designios de la compañía aérea Iberia, una vez decidida su privatización y salida a Bolsa. Un aviso más, por tanto, a navegantes para las pocas empresas que aún quedan en manos del Estado, como ocurre con Astilleros Españoles, con factorías en Cádiz, Puerto Real y Sevilla. Se estudia que sea absorbida esta entidad por parte de la Bazán, sin descartar, eso sí, la venta de uno de estos astilleros para el que, incluso, existe una oferta en firme de compra por parte de uno de los conglomerados empresariales más importantes del país.

Resulta urgente preguntarse si los representantes sindicales en dichas factorías tienen ya conocimiento previo de estos planes gubernamentales para determinar si seguirán conformándose, como hasta ahora, en esperar el anhelado visto bueno de las autoridades europeas para que la Administración siga inyectando dinero público en unos astilleros que concentran, prácticamente, el total de las pérdidas de todo el grupo.

Con esta perspectiva, la presidenta del PP, Teófila Martínez, recibirá esta semana a los integrantes del comité de empresa del astillero sevillano, que vienen protagonizando distintas movilizaciones en demanda de una cartera de pedidos que despeje el inquietante futuro que se cierne sobre la factoría hispalense. Por si acaso, ya el alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha advertido que no admitirá discriminaciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS