_
_
_
_
_

AENA negocia pagar al Golf de El Prat 3.000 millones por su traslado

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), la entidad de carácter público que gestiona los aeropuertos, está negociando con el Real Club de Golf de El Prat el pago de unos 3.000 millones de pesetas en compensación por su traslado. El golf de El Prat ha de cambiar su ubicación ya que los terrenos que ocupa son necesarios para la ampliación de la tercera pista. La entidad ha anunciado que se mudará a Terrassa.

AENA ha reconocido las conversaciones con el Real Club de Golf de El Prat, pero ha declinado hacer declaraciones. Lo mismo que los responsables de la entidad deportiva, que preside el empresario Higini Raventós.Fuentes conocedoras del proceso han explicado que las negociacioens se encuentran muy avanzadas y que sus resultados se harán públicos en los próximos días.

AENA pagaría cerca de 3.000 millones, cifra que podría oscilar ligeramente cuando se cierre el trato definitivo, para no llegar al proceso de expropiaciones, que según los partícipes resultaría más caro para el organismo aeroportuario. Los terrenos sólo son en parte propiedad del Real Club de Golf, ya que el resto pertenece a AENA y es utilizado para jugar al golf en régimen de cesión. Portavoces del Real Club de Golf han manifestado que no harían ninguna declaración porque la negociación todavía está abierta.

Los fondos que la entidad reciba por el traslado servirán para financiar gran parte de la inversión en el nuevo campo de golf que se construirá en Terrassa en el año 2002.

Este nuevo campo costará 4.700 millones de pesetas, según manifestaron fuentes del Real Club de Golf de El Prat. Esta cifra se desglosará en 2.600 millones para instalaciones y los 2.100 millones restantes se destinarán a la compra de los terrenos en la ciudad vallesana, que en gran parte son propiedad de La Caixa.

La reubicación de este campo de golf ha levantado una gran polémica en el Vallès Occidental, ya que se oponen al mismo tanto el Ayuntamiento de Sabadell, ciudad que mantiene una histórica rivalidad con Terrassa, como diversos grupos de ecologistas y ciudadanos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, los responsables del Real Club de Golf de El Prat manifiestan que seguirán adelante con el proyecto, y defienden el carácter ecológico del mismo porque usará para su riego agua proveniente de depuradoras. Además se comprometen a garantizar la flora y la fauna existente en la zona, promesas que no han parecido suficientes a los grupos ecologistas opuestos al proyecto.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_