Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los gitanos de poblados chabolistas viven 20 años menos que los "payos"

La vida en chabolas, en asentamientos marcados por una carencia total de servicios y condiciones sanitarias bajo mínimos, pasa factura. Un estudio realizado por Médicos del Mundo sobre el estado de salud de los poblados de gitanos migrantes europeos, en el que ha participado la delegación de Valencia de esta organización no gubernamental, destaca, entre las principales conclusiones, que la expectativa de vida de esta comunidad es de unos 61 años, frente a la media de la población, que se sitúa en 78 años para los hombres y en unos 80 años para las mujeres. Los datos extraídos de los cuatro principales asentamientos de la Comunidad-el de Benetússer, cercano a Valencia, y otros tres próximos a Alicante- describen un cuadro sanitario poco alentador: sólo un 3% supera los 65 años y la incidencia de la mortalidad infantil, un indicador básico del nivel de desarrollo de un país, se encuentra entre cuatro y cinco veces por encima de la población paya. El estudio, en el que han sido encuestados 233 gitanos, también destaca el elevado número de síntomas de carácter psicosomático que afectan a la población femenina -depresiones, estrés, ansiedad-. Esta situación responde, para la delegada de la organización en Valencia, Amparo Sánchez, al papel de la mujer en la sociedad gitana, encargada de soportar el peso de la familia y el cuidado de la casa, cargas que, en numerososas ocasiones, complementa con un trabajo, básicamente en la venta ambulante. PASA A LA PÁGINA 3

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1999