Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere apuñalado un policía que intentaba evitar un atraco en Granada

Un agente del Cuerpo Nacional de Policía murió anoche a apenas un centenar de metros de la Jefatura Superior de Policía de Granada tras ser apuñalado en el corazón por un presunto delincuente que intentaba atracar una tienda junto a otro compinche.

El agente Antonio Domínguez Castillo, de 51 años, casado y con cuatro hijos, se encontraba montando guardia en la Jefatura sobre las ocho de la tarde cuando oyó los gritos de una mujer cuyo comercio, situado en la cercana Plaza de los Lobos, estaba siendo asaltado por dos delincuentes.

El agente y otro policía de paisano que se encontraba en las inmediaciones acudieron en ayuda de la víctima y, cuando intentaban reducir a los atracadores, recibieron sendas puñaladas en el pecho. Una de ellas le partió el corazón al agente Domínguez, que se desplomó herido de muerte y falleció sobre las nueve de la noche en el mismo lugar en que fue herido sin que los servicios médicos que acudieron al lugar pudieran hacer nada para salvar su vida.

Su compañero, cuya identidad corresponde a las iniciales F.F.M., se recupera en el hospital Ruiz de Alda de Granada de una cuchillada en el hemitórax izquierdo aunque está fuera de peligro.

Mientras los servicios de urgencia intentaban por todos los medios reanimar a Antonio Domínguez, otros agentes de la Jefatura salieron en persecución de los atracadores. El presunto autor del asesinato, cuyas iniciales son J.M.M. y tiene numerosos antecedentes policiales, fue detenido finalmente en un billar cercano a la Plaza de Gracia, donde algunos testigos aseguraron haberle visto limpiar de sangre un puñal de grandes dimensiones. La Policía investiga si en el apuñalamiento de los agentes intervino un atracador o ambos.

"El mejor policía"

La muerte de Antonio Domínguez Castillo produjo una gran consternación entre los agentes de servicio en las dependencias de la Jefatura de Policía de Granada. Un operador de la sala del 091 comenzó a sollozar mientras facilitaba por teléfono a este periódico la identidad de su compañero. Los propios policías propusieron trasladar el cadáver a la comisaría del distrito Beiro para velarlo.

Antonio Domínguez Castillo llevaba destinado en Granada desde hace unos 14 años y ayer se encontraba vigilando las puertas de la Jefatura Superior de forma accidental; ya que, según explicaron sus compañeros, trabajaba normalmente como vigilante a bordo de un coche patrulla.

El subdelegado del Gobierno en Granada, Julián Urbano, describió anoche al agente asesinado como "el mejor policía". En el lugar de los hechos, en la céntrica Plaza de Los Lobos, y visiblemente afectado, Urbano dijo a los periodistas que Domínguez era un policía "ejemplar muy querido por sus compañeros", lo que fue ratificado a Efe por agentes que aguardaban la conducción del féretro.

Urbano anunció también la suspensión de los actos lúdicos organizados con motivo de la festividad del patrón de la Policía, previstos para el día 1 de octubre y la instalación de la capilla ardiente en la Comisaría de Beiro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1999