Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

A fe mía

Madrileño soy y a fe mía que jamás he conocido Madrid en este estado de barbecho continuado. Calles y aceras recién asfaltadas y enlosadas (increíblemente en chapuza) vuelven a ser abiertas. Veo en las vallas móviles la palabra "Madritel" y en letra más reducida "Comunicaciones", y pregunto como contribuyente: ¿es esta empresa una sociedad particular, estatal, o qué es? Porque la obra es de abrigo, y no sería desproporcionado el que se nos informara de cuál es el fundamento económico de tal negocio.Al ciudadano hay que explicarle el motivo de su sufrimiento peatonal, quién lo produce y para qué se hace.

De este tema, Madritel, del que nadie habla -los medios informativos, tan prudentes-, hay que hablar; hay que saber lo que se está haciendo; hay que aceptar lo que se conoce y hay que rechazar lo que el silencio comprometedor impone.- . .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999