Una estación de tren sin escalera mecánica

» La estación de Benalmádena y las escaleras. Soy un ciudadano de Benalmádena. Hace unos meses, durante las elecciones, se inauguró la nueva estación de ferrocarril. Después de todo este tiempo, siguen sin inaugurarse los ascensores y las escaleras, con el inconveniente añadido de que ahora hay muchos más escalones que antes al haberse hecho en una zona más elevada. Para las personas mayores esto es terrible. Yo, que sufro del corazón, creo que me voy a morir en la estación de Benalmádena. » Más sobre la estación de Benalmádena. Ha llamado un compañero mío en relación con el apeadero del tren de cercanías Málaga-Fuengirola refiriéndose a la estación de Benalmádena. Se inauguró la taquilla nueva para las elecciones. Han hecho a cada lado de la vía dos ascensores y dos escaleras mecánicas que siguen sin funcionar. Esperamos que antes de las próximas elecciones funcione todo esto. » El uso de escaleras de salvamento para podar. Quiero denunciar el uso por parte de no sé qué autoridad de una escala de salvamento para podar árboles en el interior de la Subdelegación del Gobierno cuando es una tarea que cualquier empresa privada puede realizar. No se deben utilizar escalas de salvamento para estas tareas. Quiero denunciar una vez más el abuso de los políticos (Enrique Gamero, Granada). » Restablecer el horario de un programa radiofónico. Hablo en nombre de una parte de la audiencia de un programa de radio de Canal Sur, La noche de los sabios. De tres horas que duraba ha sido reducido a dos, sin contar con la audiencia. Hablo en nombre de una mayoría de oyentes que reclama la ampliación del horario, ya que el programa se hace en gran parte con nosotros (José Carrillón Beltrán, Córdoba). » Estadio olímpico Blas Infante. Quiero sumarme a la propuesta realizada por la sociedad andaluza Almenara de Cataluña para nombrar al estadio olímpico de Sevilla estadio Blas Infante. Con eso se daría a entender que es de todos los andaluces (Pablo Ruiz). » Poner coto a los perros de Barbate. Señor alcalde de Barbate, le agradecería que pusiese los medios a su alcance para solventar el problema de los perros peligrosos, que son muchos, en la playa. No sólo intimidan y atacan a los veraneantes y ciudadanos de Barbate que practican deporte, sino a personas mayores que pasean. También hacen sus necesidades en la playa con el consiguiente olor y malestar. Al menos que los dueños les pongan correa y bozal para que no ataquen a la gente. » Conocer la guerra civil y la posguerra. Un licenciado en Historia Contemporánea tiene que conocer en todo detalle -le va en ello el prestigio y su responsabilidad- la guerra civil y la posguerra. Por tanto, tendrá que estudiar tanto la quema de iglesias como la vergüenza de algunos notarios sevillanos cuando Queipo de Llano iba a cambiar las escrituras de propiedad de los vencidos, y también que el virrey de Andalucía descansa en suelo santo a los pies de la Macarena. » Sobre el nombre de la biblioteca pública de Sevilla. Mi enhorabuena a las autoridades que hayan decidido poner el nombre de infanta Elena a la nueva biblioteca pública de Sevilla. Que se sepa, la infanta no es lo que se pueda denominar una intelectual,y sin embargo existe una nómina extensísima de escritores y poetas sevillanos, los cuales al parecer no merecen el honor de dar nombre a la citada biblioteca. Por cierto, una pregunta a las autoridades socialistas municipales: ¿para cuándo una calle en Sevilla dedicada a Antonio Machado? » Homologación de sueldos y oposición. Llamo en relación con la huelga de los profesores de la enseñanza concertada que piden la homologación de sueldo con la pública. ¿Cómo pueden tener tanta cara personas que no han hecho ninguna oposición, con lo que supone de estar años estudiando sin cobrar para después de ganada tener que peregrinar por centros de pueblos que están lejísimos hasta que consigues acercarte a la ciudad? Yo llevo dos años trabajando y estoy a 200 kilómetros de mi ciudad. Si quieren homologación, que se pongan a la cola y saquen las plazas como todo el mundo. Es muy cómodo estar en el centro de Sevilla como reyes sin hacer oposición y encima pidiendo la homologación. Hasta ahí podíamos llegar. » No más irredentismo de Málaga. Quiero decirle al señor Félix Bayón que ya está bien de hablar del irredentismo de Málaga. Lleva cuatro o cinco años en que cada vez que toca el tema de Málaga aparece el irrendentismo, palabra que ya tenemos que usar con él porque la usa siempre en sus artículos. Señor Bayón, hay otros temas que nos interesan a los malagueños. Estamos hartos del mismo asunto. Por favor, trate otras cuestiones. » Pensionistas en la calle. El centro sanitario que me corresponde es el de Triana, en la calle Castilla (Sevilla). Me sorprendió ver las colas, de pensionistas sobre todo, que se forman cada mañana, haga frío o calor, alrededor del edificio. Esperan para sacar un número desde las siete de la mañana aunque su médico comience a la una de la tarde. ¿No se podría pedir cita por teléfono como en otras comunidades y no tener a estas personas esperando en la calle? Por humanidad, faciliten un poco las cosas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS