Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las prostitutas tildan al alcalde de "oscurantista" por "escatimar" información relativa al traslado

Hetaira, una de las dos asociaciones de prostitutas que dialogaron con el Ayuntamiento para negociar el traslado de las mujeres a una zona más recóndita de la Casa de Campo acusó ayer al alcalde de "oscurantista" y de "escatimar" información. El regidor, por su parte, confirmó lo que ya había adelantado el miércoles la concejal de Servicios Sociales. "El cerro de Garabitas no es el lugar idóneo para llevar la prostitución", dijo Álvarez del Manzano. El alcalde lo decidió la semana pasada, en una visita a la zona junto a otros concejales de su equipo de gobierno.

En un comunicado de cuatro puntos, la Asociación Hetaira critica fuertemente "la actitud del Ayuntamiento" y asegura que ni la concejal de Servicios Sociales, Beatriz Elorriaga, ni la de Policía, María Tardón, se han puesto en contacto con las portavoces del grupo para discutir el asunto del posible traslado de las prostitutas.Hetaira denuncia que desde el mes de julio ha intentado ponerse en contacto con la concejal María Tardón, pero sólo ha sido posible a través de un único contacto telefónico.

Las representantes de las prostitutas afirman que están de acuerdo en que el Ayuntamiento tenga en cuenta los problemas ecológicos que supone la utilización del Cerro de Garabitas para ejercer la prostitución: "Ya tenemos bastantes problemas como para sumar uno más como es la oposición de los ecologistas", declaró Concha García, portavoz de la Asociación. Cuando el Ayuntamiento propuso el traslado de las prostitutas de la Casa de Campo en abril pasado, el colectivo Hetaira pidió que en el proceso se contara con la aprobación mayoritaria de las mujeres que trabajan en el parque. Pero, según denuncian en su comunicado, esto no ha sido así: "La actitud del Ayuntamiento ha sido oscurantista, escatimando la información de lo que estaban trabajando".

El colectivo Hetaira ha reiterado que su principal preocupación no se limita solamente a la ubicación geográfica, sino a las mejoras de las condiciones de trabajo que tienen actualmente.

Por ello han solicitado que el Ayuntamiento responda a las peticiones que hicieron antes del verano y que todavía no se han puesto en marcha. Alumbrado y papeleras

Las prostitutas piden seguridad; un alumbrado que mantenga el anonimato y la privacidad; contenedores y papeleras, y la creación de un refugio o área de descanso que permanezca abierto las 24 horas.

También han solicitado cabinas telefónicas; un punto de atención médica de urgencia; transporte público que permita el acceso a las zonas de trabajo; un local para las asociaciones que trabajan con las mujeres que ejercen la prostitución, y un servicio permanente de mantenimiento para todas las instalaciones que se edifiquen. Estas fueron las condiciones para el traslado al cerro de Garabitas que llevó Hetaira en mayo pasado ante los entonces concejales de seguridad, José Ignacio Echeverría, y de Servicios Sociales, Elena Utrilla.

El PP se comprometió a estudiar las condiciones de las prostitutas, pero la llegada de las elecciones municipales y autonómicas, así como las vacaciones de verano paralizaron el proceso.

El pasado agosto la actual concejal de Policía, María Tardón, anunció que si las prostitutas aceptaban el traslado se les garantizaría respuesta a las peticiones que habían expuesto anteriormente. La concejal también anunció que el Ayuntamiento abriría un desvío de la M-30 para acceder a la zona ocupada por las prostitutas.

La Asociación para la Reinserción y Atención a la Mujer Prostituta, APRAMP, también se pronunció ayer sobre el cambio de opinión del Ayuntamiento en cuanto al traslado al cerro de Garabitas.

Zona de niños

Rocío Nieto, la directora de APRAMP, afirmó que las mujeres que pertenecen a su colectivo y que trabajan en la Casa de Campo, es decir, el llamado "grupo de iguales", estaría dispuesto a irse a cualquier sitio. "Ellas saben que en la zona donde están ahora algunas veces las ven niños", señaló Nieto.

La directora de APRAMP hizo un llamamiento al Ayuntamiento para que "no incida" solamente en las prostitutas. "¿Y qué pasa con el cliente que va allí a buscar sus servicios?", se preguntó. Esta asociación está a la espera de una próxima reunión con los responsables del consistorio.

La semana pasada visitaron el cerro de Garabitas, entre otros, la concejal de Policía, María Tardón; el de Medio Ambiente, Adriano García-Loygorri, y la de Servicios Sociales, Beatriz Elorriaga, informa Efe. Y allí, sobre el terreno, el regidor decidió que el valor ecológico de la zona era muy grande y que se corría el riesgo de perderlo si se trasladaba ahí a las protitutas. Antes de las elecciones no pensaba lo mismo: coincidía con el primer teniente de alcalde y concejal de Seguridad, José Ignacio Echeverría, que fue el que propuso el aislado cerro de Garabitas como sustituto a la concurrida zona de Lago. Precisamente ha sido el aislamiento de este área de la Casa de Campo lo que ha determinado la decisión del alcalde: al estar más resguardada ha sufrido menos desgaste y se ha conservado mejor.

La oposición municipal (IU y PSOE) también comentó el cambio de opinión del alcalde. Noelia Martínez, concejal del PSOE, dijo que el PP "empieza a acercarse a las posturas de la oposición". Marisa Castro, edil de IU, añadió: "Nos alegramos de que el alcalde Álvarez del Manzano se haya dado cuenta de que IU tenía razón en este asunto".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999

Más información

  • El regidor decidió hace días que Garabitas no era adecuado para llevar a las mujeres