Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maruja Torres elogia la Barcelona mestiza en su pregón de la Mercè

"¡Si me viera mi madre!" se arrancó la periodista Maruja Torres, pregonera de las fiestas de la Mercè, patrona de Barcelona, en un repleto Saló de Cent del Ayuntamiento con el consistorio en pleno y numerosas personalidades políticas y culturales. Un momento antes, el alcalde de Barcelona, Joan Clos, la presentó como la pregonera ideal: "Para el último año del siglo había que escoger a alguien de aquí; qué mejor que Maruja Torres que nació en pleno barrio chino, en la calle de Sant Rafael, en el Raval. Creció en la ciudad y como periodista apasionada, ha conocido muchos sitios. Su vuelta a Barcelona, ahora, tiene un valor especial. Por eso la hemos escogido como pregonera". El pregón de la escritora fue un recordatorio de sus vivencias en Barcelona, la que vivió de joven y la que ha reencontrado a su vuelta. "Las fiestas que ahora celebramos son el símbolo de la ciudad con la que me he encontrado, luminosa y abierta, pero deben de ser, sobre todo, el avance de la Barcelona del próximo milenio. Una ciudad bonita por fuera y por dentro, entrenada en la convivencia, donde la palabra tolerancia haya perdido todo interés, devaluada por la práctica del civismo". "Quiero pensar que un día no muy lejano los pregoneros de las fiestas de la Mercè podrán llamarse, por ejemplo, Rachid o Fátima, Hugo Alberto o Sylvina, como ciudadanos de pleno derecho de la Barcelona que empieza más abajo del Magreb y llega más allá del Río de la Plata", resaltó. Fue un discurso acogido, a ratos, con sonrisas entre el público y cerrado con un prolongado aplauso. PÁGINA 6

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999