EL 'CASO PINOCHET'

El ministro chileno de Exteriores dice que no tiene nada más que hablar con España

"No hay nada más que hablar con Matutes". Con estas palabras, el ministro de Exteriores de Chile, Juan Gabriel Valdés, descartó ayer nuevas consultas con el Gobierno español sobre el caso Pinochet y negó que tuviera prevista esta semana una reunión con su homólogo Abel Matutes en Nueva York, donde ambos ministros coincidirán en la Asamblea General de Naciones Unidas. De hecho, hoy mismo desayunarán juntos dentro de un acto convocado por Cuba como país anfitrión de la próxima Cumbre Iberoamericana. "Ya hemos dicho lo que teníamos que decir", sentenció Valdés.

El canciller asegura: "Está claro el planteamiento nuestro y no vemos la razón de tener consultas para ir a La Haya. Si tiene algo que decirme, yo estaré encantando de escucharlo". Pese a todo, habrá reunión de Matutes y Valdés. Primero coincidirán en el desayuno de hoy, y luego, de manera bilateral -aunque todavía no ha sido confirmado oficialmente por la delegación chilena-, el próximo miércoles en la sede de Naciones Unidas. Fuentes diplomáticas españolas reiteraron ayer su deseo de normalizar cuanto antes la situación, y se congratularon que Chile haya decidido recurrir al Tribunal Internacional de La Haya.En Nueva York, el jefe de la diplomacia chilena se reunirá hoy con el embajador en Madrid, Sergio Pizarro, que fue llamado a consultas como medida de presión a España al fracasar un pretendido arbitraje internacional para dirimir el futuro de Pinochet. El Gobierno chileno ha dejado claro que su embajador regresará a Madrid. Las relaciones son malas, según han expresado con distinto tono varios ministros del presidente Eduardo Frei. José Miguel Insulza, ministro de la Presidencia y antecesor de Valdés al frente de la Cancillería, reflejó ayer en una extensa entrevista al diario La Nación el sentimiento: "Nos molesta que nos digan cómo se deben hacer las cosas, si además ellos no las hicieron bien. Si hubiera sido por los consejos españoles, la amnistía sería hasta 1989". El ministro se refiere al decreto-ley de Amnistía de Pinochet que perdona los delitos cometidos por la dictadura hasta 1978.

EL PAÍS, además, ha podido saber que aunque el presidente chileno Eduardo Frei no acudirá a la cumbre de La Habana, en protesta por lo que considera actuación extra territorial de los tribunales españoles, el ministro chileno de Exteriores sí tiene intención de acudir a la Cumbre encabezando la delegación de su país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0019, 19 de septiembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50