Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sueca Kerstin Ekman, traducida por primera vez al catalán

Fes-me viure una altra vegada, la penúltima novela de la escritora y académica sueca Kerstin Ekman (Risinge, 1933), acaba de aparecer en lengua catalana de la mano de Edicions La Campana, en una traducción de Lluís Solanes. Es la primera vez que una obra de la autora se publica en España, a pocos meses de la aparición en Tusquets de su título más reciente. Josep Maria Espinàs, responsable de La Campana, explica que descubrieron la importancia de esta escritora en la Feria de Frankfurt de hace dos años: "Cuando vimos el interés que despertaba en las editoriales de toda Europa su último libro, y sobre todo al comprobar que había sido traducida a 22 idiomas". Kerstin Ekman ha recibido en Suecia los premios Selma Lagerlöf (1989), el August Prize (1993), el del Consejo Nórdico (1994) y el Pilot Prize (1995) por su obra, y se hizo célebre pocos años atrás al dimitir de la Academia Sueca de las Artes y las Letras, la que concede el Nobel, por desacuerdo con la forma cómo la institución trató el caso Salman Rushdie. Publicado en Suecia en 1996, Fes-me viure una altra vegada está protagonizada por siete mujeres de edades y vivencias personales diferentes que, conversando sobre los problemas de su entorno, trazan poco a poco un retrato del último siglo de la historia del mundo. Aunque el hilo argumental es muy tenue -la búsqueda de una chica desaparecida, Rosemarie, por parte de su hermana menor, Mariella-, las reflexiones y anécdotas de los personajes acaban tejiendo un cosmos completo donde se repasan desde el nazismo hasta las siempre difíciles relaciones entre hombres y mujeres, pasando por la importancia de la televisión o la acogida de los inmigrantes. Espinàs definió el libro, que supera el medio millar de páginas, como "la antítesis de un best-seller a la americana: se trata de una mezcla absoluta de cosas donde lo importante es el estilo; por eso va dirigido a lo que podríamos llamar el lector literario, aunque editorialmente sea una apuesta bastante arriesgada". Torta de chocolate Lluís Solanes, por su parte, definió Fes-me viure altra vegada de un modo más gráfico: "Es como una torta con una capa de chocolate duro, pero en cuanto lo muerdes te das cuenta de que dentro es todo nata". Solanes, que ha recibido el premio de la Academia Sueca a la mejor traducción de una obra en sueco a cualquier otra lengua, considera que "efectivamente, se trata de la obra magna de Ekman, puesto que en ella ha puesto toda la ambición que impulsa a un autor a escribir la obra de su vida: con mezcla de todos los estilos, todos los registros, e incluso utilizando diversos idiomas, para tratar de recoger la dispersión y la multiplicidad del pensamiento". El traductor explica que el carácter combativo y decidido de la autora, así como su alejamiento de la vida mundana (reside en una pequeña localidad al norte de Suecia), dificultaron su tarea, "puesto que no resulta fácil contactar con ella, pero lo atractivo de la obra hacía que aun así valiese la pena".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 1999