Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile llama a consultas a su embajador para estudiar medidas contra España

El Gobierno de Chile reaccionó ayer con una respuesta de baja intensidad al anuncio de que el Ejecutivo de José María Aznar ha descartado la vía del arbitraje amistoso para resolver el caso Pinochet al margen de los tribunales españoles. El Ejecutivo de Eduardo Frei ha optado, como primera medida, por llamar a consultas a su embajador en Madrid, Sergio Pizarro, quien se trasladará mañana mismo a Nueva York para reunirse con el ministro de Asuntos Exteriores de su país, Juan Gabriel Valdés. El embajador viajará después a Santiago antes de regresar a Madrid. Pizarro, que ayer participaba en Sevilla en la fiesta de la patria chilena, ayudará a Valdés a diseñar las acciones de protesta que estudia Chile en sus relaciones con España, que serán anunciadas tras la reunión que mantendrán el miércoles en esa misma ciudad estadounidense los titulares de Exteriores de España y Chile. Valdés se ha apresurado a aclarar, en todo caso, que el Ejecutivo de su país no piensa retirar a su representante diplomático ante España. "Necesitamos", dijo, "un embajador activo que sea capaz de representar con energía nuestros planteamientos en Madrid". El portavoz del Gobierno, Josep Piqué, manifestó ayer, tras la reunión del Consejo de Ministros, que confía en que Chile "no ponga en cuestión el Estado de derecho" con acciones "discriminatorias" contra los intereses españoles. "Cualquier movimiento que pueda romper el sentimiento de amistad entre los dos pueblos sería completamente erróneo", añadió Piqué, quien alegó que la vía del arbitraje para decidir la situación de Augusto Pinochet había quedado descartada por falta de consenso con la oposición.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1999