Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el primer bebé extrauterino en un parto múltiple en Londres

La cesárea fue realizada por un equipo de 26 médicos

Ronan Ingram, un niño británico de una semana de edad, ha hecho historia médica al convertirse en el primer bebé gestado fuera del útero materno que consigue sobrevivir. Su madre Jane, de 32 años, que le tuvo a él y a sus dos hermanas, Olivia y Mary, en un parto triple, permanece con ellos en el hospital londinense King´s College. El pequeño ha sido apodado ya "el milagro", por los propios médicos que le trajeron al mundo la pasada semana mediante una cesárea.

El nacimiento sin problemas de Ronan es el primero de su clase registrado en los anales de la ginecología. La noticia ha supuesto una verdadera conmoción en medios médicos, que la saludaron como si de un hecho histórico se tratata. Hasta ahora, estos fetos, fertilizados en la trompa de Falopio materna y que no anidan en la matriz (embarazo ectópico es el término médico) no llegaban a término y comprometían a su vez la vida de la gestante.

La misma podía morir desangrada por culpa de una hemorragia interna al romperse la trompa por culpa del peso. En muchas ocasiones y al producirse el aborto muy temprano, ni siquiera sabían que estaban embarazadas.

El hecho de que en este caso el niño haya nacido con vida es lo que otorga a este caso un valor único.

Davor Jurkovic, el ginecólogo croata que ha seguido la evolución de Jane Ingram, pensó primero que ella había recurrido a una fecundación artificial. La concepción había sido sin embargo natural y, a las 18 semanas, la mujer supo que esperaba trillizos. Poco después, Jurkovic le advirtió de que el niño se estaba desarrollando de forma extrauterina. "Dos de los óvulos tomaron la ruta normal, es decir salieron del ovario y bajaron por la trompa de Falopio llegando luego al útero. El tercero tomó un camino poco habitual y nos hizo temer por vida de los cuatro", señaló ayer el médico, encantado de poder anunciar que el cuarteto está en perfectas condiciones de salud.

La noticia la recogió en la prensa inglesa el diario sensacionalista The Sun, lo que en un primer momento hizo dudar a los especialistas. Sin embargo, la confirmación de los médicos que realizaron la cesárea no tardó en llegar.

Asombro

Para asombro de los expertos, Ronan creó su propio suministro de sangre y, aunque el parto fue adelantado a las 29 semanas, "está incluso mejor que sus hermanas". Los tres bebés permanecían anoche en la unidad de cuidados intensivos del hospital londinense, donde estarán aún otras seis semanas. "Ha sido un verdadero milagro que encontrara acomodo en el vientre de su madre y que haya logrado sobrevivir. Es casi increíble. Las posibilidades de que un embrión así sobreviva son de una en sesenta millones. Así que estamos encantados", aseguró ayer Jurkovic, que practicó la cesárea ayudado por un equipo de 26 colegas.

La noticia corrió por las televisión como un auténtico reguero de pólvora, aumentando aún más el impacto de la misma.

La operación misma duró una hora, más o menos el tiempo habitual, aunque esta vez un pequeño error hubiera podido costarle la vida a cualquiera de los trillizos, o incluso a su madre.

La pequeña Olivia fue la primera en nacer. Luego vino al mundo Mary y por fin el ya famoso Ronan. Jane Ingram, que ha vendido la exclusiva del parto al rotativo sensacionalista The Sun, asegura que su felicidad no tiene límites, si bien ha pasado mucho miedo. "Es un portento de la ciencia moderna", ha asegurado apoyada en la incubadora donde duerme, ajeno al barullo que ha organizado, el "milagroso" Ronan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de septiembre de 1999