Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía atribuye el atraco a una banda profesional

Los asaltantes del aeropuerto de Málaga desaparecieron sin dejar pistas. Y ese hecho es, precisamente, el principal indicio con que cuenta ahora el Grupo de Atracos de la Policía Judicial para encontrarlos. "Todo apunta a que esto sea obra de profesionales. No hay más que ver el tiempo que han empleado y la limpieza de la operación", señalaron fuentes de la investigación.Los testigos del robo los identificaron como italianos, por el acento y algunas expresiones utilizadas. Pero la policía aún no ha confirmado nada. Se sabe que eran de baja estatura y que manejaban con soltura las armas automáticas. Otra posible pista son los dos casquillos encontrados en el suelo.

A la policía no le cabe duda de que el atraco fue preparado minuciosamente. Los atracadores sabían de antemano qué operación se iba a realizar, y a qué hora. Y también conocían cuál era el sitio ideal para la huida, indicó un portavoz policial, que añadió que no se recuerda ningún robo parecido en Málaga. Sí hubo un atraco prácticamente idéntico en el aeropuerto de Ibiza en 1992, atribuido a la mafia marsellesa. El 14 de julio de ese año siete encapuchados fuertemente armados penetraron en el pabellón de la pequeña terminal de carga de Iberia y se apoderó sin dificultad de 13 sacas con 780 millones de pesetas en efectivo y cheques.

Fue otra acción relámpago realizada por profesionales que en su huida, tras maniatar y rociar con gases lacrimógenos a seis empleados, pasaron delante de un cuartel de la policía y otro de la Guardia Civil. Se repartieron el dinero en un descampado y el único detenido, un francés, se llevó a la tumba el nombre de sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999