Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PROCESO DE PAZ

El Gobierno espera que el PNV dé un paso más y rompa con el Pacto de Lizarra

El Gobierno de José María Aznar y el Partido Popular (PP) manifestaron ayer su "alegría" por el "rechazo de la dirección del PNV a la tutela de ETA en el proceso de paz del País Vasco". Rafael Hernando, que actuó como portavoz del PP, expresó el deseo de su partido de que esta postura del PNV sea "firme y perseverante" y le pidió que dé un paso más, "que diga no definitivamente al Pacto de Lizarra porque está tutelado por ETA".

El comunicado que leyó ayer el portavoz del PNV, Joseba Egibar, causó una grata impresión en el Gobierno y en el PP. Es la primera vez, desde que se inició el proceso de paz con la tregua indefinida de ETA, que el PNV rechaza públicamente la pretensión de la banda de tutelar el proceso político vasco a través de los postulados del Pacto de Lizarra que formulan el reconocimiento del "ámbito vasco de decisión". En otros textos internos ETA había expresado sin pudor su pretensión de tutelar el proceso de paz y de arrastrar a él al PNV.También llama la atención en el Gobierno la advertencia que la dirección del PNV dirige a HB por permitir que la banda armada haya asumido la referencia política de la izquierda abertzale.

El Ejecutivo asiste en situación de "espera activa" al debate que se ha abierto en el nacionalismo vasco ante la contradicción que, a su juicio, se le plantea entre los "postulados exclusivistas" del Pacto de Lizarra y el mapa político plural que ha surgido de las elecciones municipales del 13 de junio.

Según fuentes del Gobierno, el PNV necesitaba quitarse de encima la "tutela de ETA" porque "le dejaba sin margen político de maniobra, le quitaba credibilidad y le hacía sospechoso en cualquier aproximación política que hiciese". También estima el Ejecutivo que el PNV ha elegido el momento oportuno, antes de la reunión de la Asamblea de Municipios Vascos, emanada del Pacto de Lizarra y prevista para el 18 de septiembre.

Las mismas fuentes estiman que la necesidad del PNV de quitarse de encima la tutela de ETA pasa por alejarse del Pacto de Lizarra porque los postulados de esta alianza casan más con los de la banda que con los del nacionalismo democrático. No obstante, las citadas fuentes creen difícil que el PNV se aleje de Lizarra porque siempre ha defendido que éste es el soporte político que facilitó la tregua.

Para el Gobierno sería un paso importante que el PNV apostara, como lo hacen significados peneuvistas, por separar el proceso de paz de las reclamaciones políticas de Lizarra. "Daría un respiro al PNV y a los integrantes del pacto". Fuentes del Ejecutivo manifestaron ayer que el presidente José María Aznar no descarta convocar a los partidos para una nueva ronda sobre el proceso de paz, una vez que se decante esta discusión dentro del nacionalismo vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999

Más información

  • Satisfacción en el Ejecutivo por el rechazo peneuvista a la tutela de ETA