Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un joven de Alcoy se confiesa autor del triple crimen de Benifallim

La Guardia Civil de Alicante detuvo el miércoles por la noche a Vicente Gómez, de 28 años, como presunto autor del asesinato de tres personas en una masía de Benifallim (Alicante), cuyos cuerpos fueron hallados el pasado viernes atados, torturados y calcinados. El detenido, que trabajaba en un taller de neumáticos en la vecina localidad de Cocentaina, confesó la autoría del crimen. Sin embargo, persisten dudas sobre el móvil del brutal asesinato y los motivos que le llevaron a torturar a las víctimas.

Vicente Gómez fue detenido el miércoles por la tarde en su casa de Alcoy, en el barrio del Ensanche, sin oponer ninguna resistencia. Poco después, fue conducido a las dependencias de la Guardia Civil del pequeño municipio alicantino de Muro d"Alcoy, donde confesó la autoría del crimen. El detenido será trasladado hoy al juzgado de instrucción número 1 de Alcoy, donde el juez que instruye el caso ha decretado el secreto de sumario.Pese al hermetismo oficial en torno a la identidad del detenido, fuentes de la investigación aseguraron a este periódico que el presunto autor del triple crimen es natural de la pequeña localidad alicantina de Planes, pero vive en Alcoy y trabaja en un taller de neumáticos en la vecina localidad de Cocentaina. El joven, hijo de familia numerosa, vivía con sus padres y hermanos en el domicilio donde fue detenido.

En un escueto comunicado, la Subdelegación del Gobierno en Alicante, en el que no se hace mención a la identidad del detenido, indicó ayer que los agentes de la Guardia Civil "han conseguido diversos indicios que permiten inculpar al detenido". Y aseguró que el detenido confesó la autoría del crimen. Según fuentes de la investigación, se sospecha que el robo sigue siendo el principal móvil del asesinato de la propietaria de la finca Les Vaquerises, Elvira Munllor Miró, de 54 años, del tío de ésta, Francisco Miró, de 75, y del pastor que trabajaba en la masía, Rigoberto Esteve, de 47.

No obstante, tras confesarse autor del crimen, el detenido declaró a la Guardia Civil que no mató a las víctimas para robarles. Según su testimonio, consumó el triple crimen tras una acalorada discusión.

La autopsia de los tres cadáveres revela que antes de morir las víctimas fueron torturadas violentamente, posiblemente con la intención de forzarles a que le entregaran dinero. El detenido, de complexión fuerte, conocía a las víctimas, ya que había realizado trabajos eventuales en la masía. De ahí, sospechan fuentes de la investigación, que supiera que Elvira Mullor era una mujer acaudalada que poseía muchas propiedades, y que habitualmente guardaba considerables sumas de dinero en la vivienda.

Según la versión del detenido, que tiene antecedentes judiciales por robo, perpetró el triple crimen de forma accidental después de haber discutido acaloradamente con la propietaria de la masía, Elvira Munllor. Fuentes de la investigación añaden que el detenido declaró que actuó solo y que acabó con la vida de las tres víctimas utilizando un apero de labranza, con el que mató primero a la mujer; luego, a Rigoberto Esteve; y, por último, a Francisco Miró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de agosto de 1999

Más información

  • El detenido alega una acalorada discusión con las víctimas