Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

El presidente de Melilla rompe con el GIL para evitar el "enfrentamiento brutal" con el Estado

El presidente de Melilla, Mustafa Aberchan, anunció ayer al representante del Grupo Independiente Liberal (GIL) en esa ciudad autónoma, Cris Lozano, su deseo de romper la coalición de Gobierno que permitió su investidura. Casi al mismo tiempo que la Junta Electoral Central ratificaba su decisión de otorgar la credencial de diputado a Rafael Hernández y no a la tránsfuga del PSOE Malika Mohamed, el presidente de Melilla justificaba su resolución de dar por terminado su pacto con el GIL por el "enfrentamiento brutal con el Estado", por la maniobra para la moción de censura en Ceuta y por unas declaraciones "xenófobas" del presidente de esa formación, el alcalde de Marbella, Jesús Gil.

"Hemos tenido una reunión con Lozano y le hemos expresado una serie de discrepancias que se han producido a consecuencia de las declaraciones de Jesús Gil, a consecuencia de la moción de censura de Ceuta, donde hemos expresado claramente cuál es nuestra opinión, y a consecuencia de una sensación que tenemos de que el pueblo de Melilla no puede estar día a día en las puertas de los juzgados, porque hay un enfrentamiento brutal entre lo que es el Estado, por una parte, y lo que se interpreta que está en conflicto con el Estado, que no somos nosotros. Eso no es bueno para el pueblo de Melilla", arguyó Aberchan, de Coalición por Melilla (CPM).El presidente no fijó una fecha para la ruptura, que será a corto plazo. "No vamos a poner un plazo y dejar un vacío de Gobierno. Aquí se tendrá que producir un Gobierno en 24 horas, de relevo, si se produce". "Que no se interprete que este Gobierno [de Melilla] está en contra del Estado".

Aberchan planteó tres soluciones: "Una, la dimisión en bloque del presidente y de todos los consejeros, otra es invitar al GIL a buscar un pacto de gobernabilidad con otra fórmula de gobernabilidad. La tercera es mantener la presidencia, disolviendo el Gobierno y buscando una fórmula de gobernabilidad con otros partidos políticos". Mostró su preocupación por dar "la impresión al pueblo" de que está "loco por el sillón". "La moción de censura, siendo insensata y sin contenido, porque así lo consideramos en Ceuta y así lo consideramos en Melilla, es un vehículo legal que se puede producir en cualquier momento, para cambiar la presidencia y el Gobierno, y en esto también estamos pensando detenidamente".

Aberchan aseguró que se sintió utilizado "el día del anuncio de la moción de censura de Ceuta". "Recibí un par de llamadas de Gil, donde insistía en la convocatoria de un pleno extraordinario y urgente. Esta combinación no tenía otro sentido que el de provocar al Gobierno de Madrid. Creo que no es responsable utilizar estas cuestiones, poniendo en medio al pueblo de Melilla. Era un pleno en el que nosotros teníamos que dejar claro que Malika Mohamed [la tránsfuga del PSOE] era diputada local y que teníamos la mayoría".

Ahora Aberchan, según el presidente del PSOE en Melilla, Rafael Villuendas, se ha comprometido a convocar un pleno "mañana mismo [por hoy]" para que tomen posesión los dos ediles socialistas a los que la Junta Electoral Central (JEC) ratificó ayer sus cargos: Javier de Pro y Rafael Hernández, sustituto de Mohamed.

La JEC rechaza la recusación planteada contra tres vocales de la Junta Electoral de Zona por el GIL y la tránsfuga tras la marcha atrás en la renuncia de ésta al acta en extrañas circunstancias, con lo que avala la legalidad de las credenciales expedidas a De Pro y Hernández. Aberchan necesitaba a Mohamed para contar con mayoría (la oposición suma los mismos ediles que CPM y el GIL). Ante esta "buena voluntad", el PSOE está dispuesto a mantener a Aberchan y pactar "un gobierno democrático".

Gil reaccionó a la ruptura con su estilo habitual. Tras llamar "cobarde" a Aberchan espetó: "No pasa nada; es la historia de una traición que puede tener alguna repercusión sorpresa".

Por su parte, Ignacio Velázquez, presidente del PP en Melilla, declaró que "éste va siendo el final de un Gobierno esperpéntico, como el que se venía manteniendo con estos dos partidos tan diferentes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 1999

Más información

  • La Junta Electoral Central reitera que el presidente debe restituir al PSOE sus dos actas de diputado