Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

Gil admite que todos sus ediles firman una cláusula de lealtad de 250 millones

El alcalde de Marbella y presidente del Grupo Independiente Liberal (GIL), Jesús Gil, admitió ayer que los 94 ediles de su formación "han firmado sin esconderse" una cláusula de 250 millones de pesetas de compromiso de lealtad al partido. El regidor subrayó que esa cláusula pretende evitar que sus concejales se vayan a otros grupos políticos, pero señaló que "si se retiran y dejan la política no pagan nada", y apostilló que la firma de este acuerdo "no es ningún delito". No comparten esa opinión las principales asociaciones de jueces y fiscales, que consideran ilegal e incluso contraria a la Constitución ese "compromiso de lealtad política".El documento es firmado por los candidatos del GIL antes de que se presente su candidatura electoral en los juzgados, recoge obligaciones relativas a la disciplina de voto y prohíbe expresamente el transfuguismo. "Yo no hago una campaña y consigo los votos para que luego se utilice mi trabajo para irse a otro partido", arguyó Jesús Gil a Efe. "En el GIL se trata a los ediles como personas y no como números como hacen en los partidos dictatoriales que roban las voluntades del pueblo", aseguró. Gil distingue entre los tránsfugas "que cobran y los que actúan en conciencia". Incluye entre los segundos a las diputadas de Ceuta y Melilla Susana Bermúdez y Malika Mohamed, que según él han dado este paso por "vergüenza de la corrupción de sus partidos". Y asegura que a ninguna de las dos ha dado "ni una peseta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 1999