Canadá expulsa a decenas de inmigrantes chinos, pero pugna por su mascota

Una gran parte de los canadienses apremia a su Gobierno para que expulse a 132 inmigrantes ilegales chinos y, al mismo tiempo, pugna por adoptar a la perra que trajeron en el barco. Las autoridades, de momento, han anunciado la expulsión de 77 de los inmigrantes.La perra apareció en el barco en el que llegaron hace una semana los 132 chinos detenidos por la policía de Canadá tras desembarcar en una isla del Pacífico canadiense. La perra fue bautizada Breeze (Brisa) por los responsables de la sociedad protectora de animales de Victoria, capital de la Columbia Británica, al oeste del país. "Vino con una brisa del océano", dicen. Decenas de personas han pedido adoptar a Breeze, al tiempo que una encuesta del periódico Victoria Times Colonist revela que el 97% de los consultados desea que los inmigrantes sean enviados de vuelta. Las deportaciones empezarán dentro de tres semanas, un periodo inusualmente corto para las prácticas canadienses.

Abogados especializados en asuntos migratorios aseguran que las autoridades no han informado a estos inmigrantes sobre sus derechos para solicitar asilo en Canadá.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS