Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Inundación de música

Las calles de la Judería cordobesa se convierten cada fin de semana del verano en el mejor de los escenarios para un concierto de música clásica. A la luz de las velas, y con las estrellas como techo, las noches del viernes y el sábado en el casco antiguo de la ciudad tienen como protagonista absoluta a la música. Un año más, y con éste ya van tres, la plaza de Tiberiades, la calleja de la Hoguera o la de las Flores sirven como telón de fondo para el repertorio de los jóvenes interpretes del Conservatorio Superior de Música de Córdoba. Cada fin de semana se programan seis actuaciones, tres el viernes y otras tantas el sábado. Con un intervalo en su inicio de tan sólo 15 minutos, se logra llenar la Judería de notas musicales. El éxito de la iniciativa es indiscutible. Nada más empezar la música, la gente empieza a rodear a los jóvenes intérpretes. Dos son las posibilidades, pero uno solo el resultado. Unos llegan con el programa bajo el brazo, con el itinerario bien marcado, buscando cada uno de los conciertos. Otros, sin embargo, son sorprendidos por la música, que les sale al encuentro. Doblan una esquina y quedan atrapados. Curiosamente, sus conversaciones y sus risas se apagan nada más reparar en el espectáculo: la solemnidad de la música los envuelve de inmediato y se hace el silencio. Sólo se escucha el sonido de los instrumentos sabiamente acariciados. Pocos son los que pasan de largo. Invariablemente, los paseantes se agolpan en torno a los músicos. El público aplaude mostrando su aprobación a la iniciativa organizada por el Ayuntamiento. Más agradecidos se muestran los jóvenes intérpretes. Procedentes de los últimos cursos del Conservatorio, no son muchas las oportunidades para poder mostrar su preparación. Los concertistas elegidos para la edición de este año son 22, divididos en seis grupos diferentes. Un cuarteto de clarinetes, un quinteto de viento, un cuarteto vocal y dos de cuerda, junto con un solista de guitarra flamenca, completan el plantel de artistas. Además de la oportunidad de tocar en público, los jóvenes reciben una gratificación de 10.000 pesetas por noche, que, aunque escasa, todos reconocen que no viene nada mal. Según explica la concejal de Cultura, Angelina Costa, la iniciativa es un éxito y ya se preparan actividades similares para otras épocas del año en las que, al igual que en el verano, se registra buen tiempo en la ciudad. Un dato destaca la responsable de Cultura: la masiva presencia de público joven, que junto con los turistas suman mayoría aplastante de entre los asistentes a los conciertos. Como broche al ciclo de música en la Judería, que concluirá el fin de semana del 20 y 21 de agosto, los días 27 y 28 del mismo mes, igualmente viernes y sábado, las calles de Córdoba acogerán el Encuentro de Jóvenes Músicos. A los seis grupos locales se sumarán intérpretes llegados de todas las provincias de Andalucía, ampliándose la programación hasta llegar a los 12 conciertos diarios en las calles y monumentos de la ciudad. Junto a los seis espacios habituales se dispondrán otros tantos con el atractivo especial de que algunos de estos conciertos transcurrirán en los espléndidos jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de agosto de 1999