Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos inmigrantes abandonan un bebé ante la alcaldía de Manlleu

Los funcionarios del Ayuntamiento de Manlleu (Osona) aún no dan crédito a la escena que les tocó presenciar el pasado martes cuando un matrimonio de origen magrebí llegó a las dependencias municipales y abandonó a un niño de cinco meses y medio justo delante de la puerta del despacho del alcalde. Hacia las 13.30 horas, el matrimonio entró en las dependencias municipales y subió con el niño en brazos hasta la recepción. Sin dar ningún aviso ni muestra alguna de lo que se proponía, el matrimonio se dirigió al despacho del alcalde, dejó al niño delante de la puerta y se dispuso a marcharse. Cuando los funcionarios vieron lo que estaba ocurriendo, se dirigieron a ellos para advertirles de que estaban cometiendo un delito muy grave. De nada sirvieron las indicaciones de un funcionario de los servicios sociales que presenció la escena. Los padres se limitaron a responder que no podían mantener al niño y que era el Ayuntamiento el que debía hacerse cargo. Un representante del colectivo catalano-magrebí Jameiat Essalam se dirigió más tarde a los padres para que volvieran al Ayuntamiento a recoger al niño. Pero de nada sirvió su recomendación. Los padres insistían en que no podían cuidar del pequeño. Los Mossos d"Esquadra confirmaron ayer que fueron detenidos el mismo martes, acusados de un delito de abandono de un menor. También el Ayuntamiento de Manlleu ha presentado una denuncia contra ellos. Los hechos se precipitaron el martes al mediodía, horas después de que el matrimonio se dirigiera a los servicios sociales del Ayuntamiento solicitando ayuda. Allí la pareja aseguró que no podía mantener al niño, el menor de cinco hermanos de corta edad. Tras esta infructuosa visita, los padres se dirigieron a la alcaldía, donde abandonaron al bebé. Tanto el alcalde de Manlleu, Joaquim Vivas, como los responsables de los servicios sociales del municipio han asegurado que el matrimonio recibe ayudas municipales desde hace tiempo. Una vez los padres se marcharon, los funcionarios llevaron el bebé al hospital de Sant Jaume, de Manlleu, donde se le efectuó un reconocimiento médico. Los pediatras no advirtieron ningún problema de salud en el niño. Por la noche, efectivos de los Mossos d"Esquadra se hicieron cargo del bebé y lo trasladaron a Barcelona, donde ingresó en un centro dependiente de la Dirección General de Atención a la Infancia de la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999