Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU argumenta que no hay lugares "discretos" para la estatua de Franco

Ni en un lugar discreto ni en otro indiscreto. Hay símbolos que no merecen figurar en la faz urbana de Madrid. Ésa es la tesis que sostiene Izquierda Unida en la Casa de la Villa después de conocer la opinión del rector de la Complutense, Rafael Puyol, que propuso buscar un "emplazamiento discreto" para la estatua ecuestre de Franco que se yergue desde 1959 en la plaza de San Juan de la Cruz.La portavoz adjunta del grupo municipal de IU, Marisa Castro, recalcó ayer que un cambio de ubicación no sería una solución satisfactoria para este monumento, por lo que insistió en que se debe "retirar inmediatamente".

Lo que parece claro es que el caballero de bronce vestido de capitán no tiene muchos pretendientes. El Ministerio de Fomento dijo que la estatua no era competencia suya, sino del Ayuntamiento. Éste envió la pelota al tejado de la Complutense, que negó cualquier relación con la estatua. Tampoco la Comunidad quiso recoger la patata caliente. "Esa parafernalia de las estatuas es de las pocas cosas en que no tenemos competencias", apuntó, aliviado, el vicepresidente regional, Luis Eduardo Cortés.

Marisa Castro se felicitó, en declaraciones a Servimedia, de que a Franco "no le salga novia", pero habló de "caos" administrativo en torno a la escultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de agosto de 1999