Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

La tránsfuga se desvincula del presidente de Melilla

A las siete de la tarde de ayer, Malika Mohamed desconocía aún el contenido del decreto por el que el alcalde presidente de Melilla, Mustafa Aberchan, admitía la revocación de su renuncia como diputada. "Me he enterado por los medios de comunicación y la verdad, yo ya me pierdo", aseguró.Mohamed, que afirma que se sigue considerando diputada, se desvinculó de la decisión de Aberchan. "Jamás he hablado con este señor porque no tengo nada que hablar con él. Yo presenté mi recurso ante la Junta Electoral Central y, como considero que mi caso no se ha estudiado con seriedad, iré al Tribunal Constitucional para pedir justicia. Nada más", indicó.

La ex diputada socialista lamentó haberse enterado "por la prensa" de la decisión de la Junta Electoral, a la que acusó de estar sometida a presiones políticas. "Pensaba que iban a separar el campo legal del influencial, pero ahora tengo la sensación de que se está mezclando lo político y lo jurídico", comentó.

Mohamed insistió también en su "nula" vinculación con el Grupo Independiente Liberal de Jesús Gil. "Si finalmente conservo mi escaño, guardaré mi independencia en el Grupo Mixto. Soy socialista aunque ya no soy pesoísta, y mis postulados no tienen nada en común con la ideología del GIL", dijo.

Sobre la decisión de la diputada socialista ceutí de apoyar la moción de censura del GIL contra el Gobierno del PP, comentó: "No la conozco ni sé sus motivaciones, pero me alegro de que se llame Susana Bermúdez y no Malika Mohamed, porque ella no tendrá que escuchar a Ramón Jáuregui decir que la han comprado porque es musulmana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de agosto de 1999