El cura de Cerceda impide a dos mujeres pedir contra el cáncer junto a la iglesia

El párroco de Cerceda (una pedanía de El Boalo), Alberto de Jerónimo, guarda con celo tanto su templo como sus alrededores. El pasado domingo, a las 10.25, María Luisa Martín, una vecina de 77 años, y otra jubilada acudieron a la puerta de la iglesia de Santa María la Blanca para hacer una cuestación a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer.El párroco les había prohibido instalar una mesa petitoria junto a la puerta del templo, y las mujeres optaron por hacer su altruista tarea en la vía pública, hucha en mano, a pocos metros de la parroquia.

"Aún no habían salido todos los feligreses de misa y este señor salió como un energúmeno para decirnos que no quería que pidiéramos, que no le daba la gana", cuenta María Luisa. Este periódico intentó ayer, sin éxito, recabar la versión del cura.

De Jerónimo, también párroco de Matalpino -la otra pedanía de El Boalo-, protagonizó hace siete meses otro rifirrafe con los vecinos al negarse a dar la comunión a la ex alcaldesa de El Boalo, Carmen Díaz, y a la ex primer teniente de alcalde, Consuelo Esteban. Dos días después de este suceso, un vicario episcopal presentó sus disculpas a ambas. Ayer, el Arzobispado de Madrid no tenía constancia del nuevo altercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de agosto de 1999.

Lo más visto en...

Top 50