Recuperadas tres "joyas" de Santa María

Una inversión pública de apenas 22 millones de pesetas, aportados por el Ayuntamiento y la Diputación, ha posibilitado el rescate de tres de los elementos de mayor relevancia de la Iglesia de Santa María de Alicante, el templo más antiguo de la ciudad. Se trata del coro, que data del siglo XVI; la sala capitular (de la misma época, aunque fue destruida por un bombardeo y reconstruida en el siglo XVIII), y el reloj público de la torre, obra del presbítero Pascual Castelló, de Monforte del Cid, que se inspiró en las maquinarias que servían Moyà y Arenys hace 200 años. Con estas actuaciones se da por finalizada la segunda fase de la restauración integral de la iglesia, en las que la Generalitat y otras administraciones públicas han invertido más de 500 millones de pesetas. Hasta el momento, las obras han servido para consolidar las cubiertas, la cimentación y la nave central. Las tres últimas fases del proyecto, de la Dirección General de Patrimonio, incluyen la fachada barroca, las naves laterales, la sacristía y la antesacristía, y serán licitadas este mismo año. Entre las piezas recuperadas ahora destaca el coro, situado a la parte izquierda del prebisterio, cubierto por una bóveda de aristas en cuyas extremidades se aprecian relieves con símbolos religiosos, los escudos de armas de Aragón y algunos rosetones. Revestido de madera pintada, integran el coro 23 asientos para canónigos, con altos respaldos rematados por un cornisón. La sala capitular original quedó destruida por el bombardeo que sufrió Alicante en el siglo XVII, y fue reconstruida un siglo después. Luce el techo artesonado de madera, y está adornado por pinturas al fresco. En el centro de la techumbre se localiza una imagen del óleo que representa la Asunción de la Virgen. La sala se comunica con un huerto con cenador, y recibe luz natural por los dos balcones abiertos en la fachada lateral del templo, con orientación a la playa. El reloj público que se construyó para la torre puede visitarse ahora, en funcionamiento, en una de las naves laterales de Santa María. Fabricado en hierro forjado con cojinetes de bronce y latón, destaca en la máquina una esfera de zinc con numeración romana. Se ha restaurado máquina, saeta, esfera y celosía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50