Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gil asegura que pactó con Arenas la Diputación de Málaga en una cena en 1995

El alcalde de Marbella, Jesús Gil, manifestó ayer, por medio de un comunicado, que tras las elecciones municipales y autonómicas de 1995 cenó en su propia casa con el secretario general del PP, Javier Arenas (entonces secretario general en Andalucía), y el secretario de comunicación de ese partido, Manuel Atencia, con quienes "convino el futuro de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y de la Diputación de Málaga". El presidente del Atlético de Madrid añade que ese pacto fue incumplido después por el PP, "como es habitual". Esta afirmación de Gil se produce a propósito de la exigencia de Arenas de que Felipe González explique su reunión con Gil en 1998 y que el ex presidente del Gobierno atribuye a una solicitud del alcalde marbellí de "tomar un café juntos" cuando González fue nombrado ciudadano predilecto de Andalucía.

Desde la dirección nacional del PP se recalcó ayer de nuevo que Javier Arenas no se ha reunido personalmente con Gil desde la cita "pública y notoria" del verano de 1995, pero matizan que en ese encuentro sólo se analizaron los resultados electorales y no se llegó a acuerdo alguno. En 1995, el PP rechazó un pacto anti-GIL con PSOE e IU en la Diputación de Málaga, con la que se alzó ya que el partido de Gil votó a su candidato, aunque había anunciado que se abstendría.

En correspondencia con esa actitud del GIL, el PP permitió que éste lograra la Mancomunidad de la Costa del Sol. Ambos partidos se apoyaron mutuamente en las votaciones de los presupuestos de ambas instituciones, pero sólo en el primer año de mandato. El propio Arenas pidió en 1995 "respeto hacia Gil porque representa lo que han querido libremente los ciudadanos de Marbella y Estepona".

Apoyo en Benahavís

Además, el concejal del GIL en la pequeña localidad malagueña de Benahavís decidió el desempate entre populares y socialistas (habían obtenido cuatro ediles cada partido) y alzó a la alcaldía al candidato del PP. Y eso a pesar de que los propios populares denunciaron la compra por parte del GIL de tres concejales en Manilva (Málaga), entre ellos el que había logrado el PP, para obtener la mayoría absoluta. Arenas sí quiso subrayar ayer que considera "escandaloso" que Felipe González "legitime" al GIL criticando los pactos para frenar a ese grupo. Al tiempo, fuentes del PP destacaron que la conversación del ex presidente con Gil es mucho más reciente y duró tres horas. Añadieron que se ha habido encuentros entre Gil y el consejero de Presidencia andaluz, el socialista Gaspar Zarrías, a propósito del Plan General de Urbanismo de Marbella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de julio de 1999