Moratalla y Valenzuela aseguran que el acuerdo de Granada no se romperá por el conflicto de Almuñécar

El alcalde de Granada, el socialista José Moratalla, y su socio andalucista de gobierno, Jesús Valenzuela, dejaron ayer claro que el pacto que PSOE y PA firmaron en esta ciudad tras las pasadas elecciones municipales no se romperá por las desavenencias surgidas entre ambos partidos en el Ayuntamiento de la localidad granadina de Almuñécar. Ambos, por separado, salieron ayer al paso de las declaraciones realizadas el lunes por el secretario general del PA, Antonio Ortega, quien amenazó con romper el pacto en Granada después de que el PSOE, con cuatro concejales, diera en Almuñécar su apoyo al PP (seis concejales) cerrando la puerta de la alcaldía del municipio a los andalucistas, que cuentan con diez ediles. Valenzuela advirtió que comparte "la inquietud y malestar de Antonio Ortega" por el acuerdo entre socialistas y populares en la localidad costera. "Máxime después del diálogo mantenido allí entre PA y PSOE", añadió. Cuatro años Sin embargo, aseguró que el pacto en la capital no está sujeto a los problemas surgidos en otros municipios y que "no se va a romper en ningún caso". "El acuerdo tripartito alcanzado entre PSOE, IU y PA en Granada es para cuatro años y no puede estar pendiente de la coletilla de Almuñécar", aclaró. José Moratalla también defendió este último argumento esgrimido por Valenzuela: "Existe un compromiso por cuatro años y yo lo voy a cumplir", manifestó el socialista. El alcalde compareció ayer en rueda de prensa con el presidente del Parlamento andaluz, José Torres Vela. Los dos hicieron hincapié en que el apoyo de los cuatro ediles socialistas al PP en Almuñécar fue un acto de indisciplina, no una directriz del partido. "No acataron las consignas provinciales, regionales y federales, que prohiben pactar con los populares salvo para impedir un gobierno del GIL", señaló Torres Vela. Jesús Valenzuela -que ocupa una concejalía que aglutina las áreas de Turismo, Deportes y Cultura- dijo que comprendía la explicación socialista. Aunque admitió que echa en falta "una mayor contundencia" de la dirección del PSOE en el caso. En este sentido, Moratalla había explicado antes que, como secretario provincial del PSOE en Granada, ha "dictado medidas para expulsar a las cuatro personas que no han cumplido la disciplina del partido". "Quien se salta las normas no puede estar dentro de la organización", reiteró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de julio de 1999.

Lo más visto en...

Top 50