Un pescador muere ahogado en la ría de Huelva tras caer de su embarcación

Un trágico suceso que culminó con la muerte de un hombre devolvió ayer en Huelva el protagonismo a la mar. Francisco Borrayo Carrasco, de 63 años, vecino de Palos de la Frontera (Huelva), falleció ayer ahogado en aguas de la ría de Huelva, a las cuatro de la madrugada. Francisco Borrayo pescaba junto a su hermano en una pequeña embarcación a motor de unos tres metros de eslora, que se encontraba navegando en las proximidades del pantalán de la compañía Enagás, cerca del Muelle Reina Sofía del puerto onubense. Los hechos tuvieron lugar cuando la víctima, natural de la localidad onubense de Arroyomolinos de León, cayó al agua cuando intentaba arreglar el motor de la patera, "que se había parado por un calentamiento", según informó un miembro de la Policía Judicial. El pescador pudo haberse resbalado, debido a la humedad en las tablas de la embarcación, cuando se asomaba para inspeccionar el motor, indicaron las mismas fuentes. El esfuerzo del hermano Su hermano, Juan Manuel, se arrojó detrás de él para intentar salvarle la vida, al igual que un trabajador del embarcadero de Enagás, empresa del polo químico onubense, que observó lo ocurrido. Sin embargo, el esfuerzo del hermano de Francisco Borrayo y del trabajador del embarcadero no sirvió para nada. Ninguno de los dos pudo hacer nada para impedir la tragedia, ya que el pescador no sabía nadar y las corrientes de agua en esa zona de la ría son muy intensas. Hasta el lugar se desplazó además un equipo del Servicio de Emergencia Sanitaria 061, con una Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) móvil, cuya dotación trató de evitar la muerte del pescador practicándole, sin éxito, respiración artificial y maniobras de resucitación durante más de 20 minutos. Los esfuerzos del equipo del Servicio de Emergencia Sanitaria tampoco sirvieron para nada. La víctima fue trasladada hasta el puerto deportivo de Mazagón por una dotación del Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil, donde el juez ordenó el levantamiento del cadáver, según explicó la Policía Judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de julio de 1999.