Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Las castizas de Lavapiés saben decir patata en chino"

"No cambiaría la arquitectura de otras capitales europeas por la vida que hay en las calles de Madrid", dice Félix Piñuela, un madrileño nacido hace 29 años en el barrio de Las Ventas y que ha conseguido profesionalizar su manía de observarlo todo, es decir, se dedica al cine. Pasó por la Facultad de Ciencias de la Información y en 1993 obtuvo una de las dos becas que se conceden a españoles para estudiar en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños (La Habana). De allí se trajo dos cortos bajo el brazo y un montón de amigos repartidos por el mundo, entre ellos Benito Zambrano, el director de una de las películas españolas de más éxito de este momento, Solas. Ahora Félix Piñuela trabaja en el equipo del programa Versión española, de TVE, y durante el mes de julio impartirá, junto a otro director de cortometrajes, Eduardo Cardoso, un taller práctico de guión en la Videoteca Municipal de Conde Duque. Pregunta. La mayoría de los cineastas jóvenes que han pasado por la Facultad de Ciencias de la Información se quejan de que no les sirvió. ¿Cuál ha sido su experiencia?

Respuesta. La gran frustración para los que pasamos por esta facultad es no haber filmado, y lo peor es la mediocridad del profesorado en la rama de imagen. Pero yo no reniego de la facultad. Si se lograra hacer de ella un foro académico y de investigación, la enseñanza universitaria, para quienes aspiran a hacer cine, sería muy interesante, muy útil e incluso necesaria.

P. El sueño de los jóvenes que quieren hacer cine es estudiar en la Escuela de La Habana. ¿Qué fue lo que más gustó de su paso por allí?

R. La escuela está dentro de un bosque, es una especie de monasterio del cine, una burbuja donde sólo se piensa y se habla de cine. Irme allí fue lo mejor que me pudo pasar y me abrió las puertas del mercado laboral en España.

P. En la actualidad hay un interés cada vez mayor por los cortometrajes. ¿Es más fácil rodar ahora un corto que hace unos años?

R. Sigue siendo una locura y la inversión en el 90% de los cortos se hace a fondo perdido. Las cosas han mejorado en el sentido de que hay muchos festivales donde exhibirlos y también programas de televisión que los compran. Es un formato que se está consolidando y la única manera de colarse en la industria del cine.

P. ¿Es Madrid una ciudad estimulante para rodar?

R. Tiene lugares que dan mucho juego a la hora de filmar. Si tuviera que rodar una película como Blade Runner lo haría en Lavapiés. Es fascinante la mezcla entre lo castizo, lo oriental y lo africano. Las castizas de toda la vida no saben inglés, pero sí saben decir patata en chino.

Talleres prácticos de guión para cortometrajes. Del 5 al 30 de julio. Videoteca Municipal (Conde Duque, 11. Matrículas hasta 2 de julio).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de junio de 1999

Más información

  • FÉLIX PIÑUELADIRECTOR DE CORTOMETRAJES